Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos del Mundo suspende sus actividades en Yemen por la escalada de violencia

Médicos del Mundo ha anunciado este martes la suspensión de sus actividades en Yemen a causa de la escalada de violencia, haciendo énfasis en los bombardeos efectuados por la coalición internacional que lidera Arabia Saudí.
"Médicos del Mundo se ha visto obligado a evacuar a su personal de la gobernación de Saná, en Yemen. El país es presa de una intensificación de los bombardeos de la coalición y de una ola de violencia", ha dicho la ONG en un comunicado.
La organización humanitaria contaba hasta ahora con un equipo en Saná "para rehabilitar las estructuras médicas dañadas por los bombardeos y recuperar los cuidados básicos". Estas clínicas móviles estaban pensadas para atender a personas que no pueden moverse, ha destacado.
Médicos del Mundo ha explicado que desde la suspensión de las negociaciones de paz, el pasado 6 de agosto, "los combates y los ataques aéreos se han intensificado en Yemen, haciendo casi imposibles las actividades humanitarias".
"La situación del país es muy preocupante. El 80 por ciento de la población necesita ayuda urgente y el 25 por ciento de los centros sanitarios han sido destruidos o no funcionan. Más de la mitad de la población sufre inseguridad alimentaria", ha lamentado.
Así las cosas, ha lanzado un llamamiento a la comunidad internacional "a movilizarse para lograr el cese de los bombardeos y un acceso sin restricciones" a la población civil afectada. "Demandamos un alto el fuego inmediato", ha añadido.
"Bajo el respeto al Derecho Humanitario, el despliegue de ayuda humanitaria y el acceso a los heridos deben ser facilitados", ha recordado el director de Operaciones Internacionales de Médicos del Mundo, Jean-François Corty.