Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

May no obligará a ningún europeo a abandonar el Reino Unido tras el 'brexit'

Tras el batacazo en las elecciones del pasado 8 de junio, la primera ministra británica, Theresa May ha abandona la dureza inicial en las negociaciones del 'brexit'. En su reunión de anoche a puerta cerrada con sus todavía socios de la Unión Europea, les ha adelantado la propuesta formal que presentará el próximo lunes, en la que no obligará a abandonar el país a los tres millones de ciudadanos europeos una vez que se consuma el divorcio con Europa.

La canciller alemana, Angela Merkel, lo ha confirmado a su salida de la cumbre en Bruselas: "Theresa May ha dejado claro que los ciudadanos de la Unión Europea que han vivido en Reino Unido durante cinco años pueden mantener sus derechos. Eso es un buen comienzo, pero hay muchas más preguntas pendientes".

En este sentido, los europeos que lleven más de cinco años mantendrán su estatus, es decir, serán igual que ciudadanos británicos en cuestiones sanitarias, de educación, prestaciones sociales y pensiones. La propuesta ha sido vista con buenos ojos por los 27 pero que no les satisface del todo porque la primera ministra británica no ha aclarado cuál será la fecha de corte. Lo ha acotado a un momento entre la activación del proceso, en marzo de este año, y la salida de la Unión Europea, en marzo de 2019.

Para los europeos con menos de cinco años de residencia en el Reino Unido se les dará un periodo de gracia, que no ha sido determinado, para que regularicen su situación. La oferta está condicionada a que la Unión Europea garantice los mismos derechos al millón y medio de británicos que viven en Europa.