Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

May cierra un acuerdo con el DUP para que apoye su nuevo gobierno

Los 'tories' aceptan aumentar en 1.000 millones de libras las partidas para el Úlster pero gobernarán en solitario
El Partido Conservador británico, que lidera la primera ministra del país, Theresa May, ha logrado alcanzar un acuerdo político con el Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte para formar un nuevo ejecutivo en Reino Unido, según ha informado la cadena BBC.
Este pacto llega tras dos semanas de conversaciones entre las dos formaciones desde que las elecciones dejaron al Partido Conservador sin mayoría absoluta en el Parlamento. Los diez parlamentarios del DUP apoyarán a los 'tories' en las votaciones clave en la Cámara de los Comunes, empezando con la votación sobre el Discurso de la Reina, que tendrá lugar esta semana.
Según BBC, no habrá acuerdo para conformar un gobierno de coalición, por lo que May estará al frente de un ejecutivo sin mayoría absoluta en el Parlamento.
La líder del DUP, Arlene Foster, ha asegurado este lunes, tras reunirse con May, que el acuerdo dará estabilidad al nuevo gobierno y que supondrá un aumento de la inversión para Irlanda del Norte de 1.000 millones de libras en los próximos dos años (1.140 millones de euros).
FINANCIACIÓN EXTRA
"Este acuerdo servirá para tener un gobierno estable en Reino Unido por el interés nacional en este periodo vital", ha afirmado Foster, en Downing Street. "El Partido Conservador ha reconocido que tiene que haber una mayor financiación para Irlanda del Norte, dada nuestra historia única y nuestras circunstancias durante las últimas décadas", ha afirmado la líder del DUP. "Celebramos este apoyo financiero de 1.000 millones de libras en los próximos dos años", ha añadido.
Por su parte, May ha dicho en un comunicado que el DUP va a respaldar a su nuevo ejecutivo en la votación de esta semana, en los presupuestos, en lo relacionado con el proceso de salida de la Unión Europea y en los temas de seguridad nacional.
En otras medidas legislativas, sin embargo, el apoyo del DUP no está necesariamente garantizado aunque la previsión es que el partido respalde a los conservadores en la aplicación de su programa electoral en los próximos dos años después de que muchos de los temas que separaban a ambos partidos fueran descartados.
Además, en las negociaciones para apoyar al nuevo gobierno de May, el DUP ha reclamado al Ejecutivo que mejore el tratamiento a los veteranos militares de Irlanda del Norte.
"El acuerdo deja claro que nos mantenemos firmes en nuestros compromisos fijados en los acuerdos de Belfast y en los sucesivos y en la voluntad de gobernar por los intereses de todas las partes de la comunidad en Irlanda del Norte", ha añadido la 'premier'.
GOBIERNO EN MINORÍA
Los 'tories' están a nueve escaños de la mayoría absoluta parlamentaria, por lo que necesitan el apoyo de otros partidos para sacar adelante sus medidas, también las relativas a la retirada de Reino Unido de la Unión Europea.
El apoyo del DUP dará a May una mayoría absoluta con trece diputados de más, toda vez que el Sinn Féin no toma posesión de los siete escaños que le corresponden por las elecciones y el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, y sus tres vicepresidentes --dos de ellos son laboristas-- no participan en las votaciones de la cámara legislativa.
Varios altos cargos del Partido Conservador habían abogado por gobernar sin cerrar un acuerdo con el DUP, con el argumento de que esta formación no estaría dispuesta a derribar al ejecutivo para provocar unas nuevas elecciones anticipadas porque correría el riesgo de que acabara gobernando el Partido Laborista.
El ex primer ministro John Major había avisado de que un pacto con el DUP podría socavar los intentos de restablecer el gobierno en Irlanda del Norte, mientras que algunos parlamentarios habían asegurado que las posturas de los unionistas en temas como el matrimonio gay y el aborto podrían perjudicar a los 'tories' a largo plazo.