Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La justicia sudanesa deja en libertad a la mujer condenada a muerte

La máxima instancia de apelaciones de la justicia sudanesa, el Tribunal de Apelaciones de Jartum, ha anulado la sentencia que condenaba a la pena máxima a Mariam Ibrahim Ishaq por haberse convertido al cristianismo.

Esta doctora de 27 años había sido educada en la fe de su madre, cristiana ortodoxa, tras  ser abandonada por su padre cuando tenía seis años. En todo momento, Mariam se mantuvo fiel a sus creencia y en ningún momento abjuró de ellas por lo que el tribunal la acusó y condenó por apostasía, un delito castigado con la pena de muerte.

Además, Mariam está casada con un joven cristiano del que se quedó embarazada y cuyo hijo nació mientras permanecía en cautiverio. Este matrimonio, considerado ilegal según la sharía (ley islámica) fue denunciado por un familiar lo que le valió ser castigada a sufrir la pena de 100 laztigazos.