Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Denegada la libertad condicional a una de las Pussy Riot encarceladas

Las cantantes del grupo punk Pussy RiotEFE

Un tribunal de la ciudad rusa de Perm ha ratificado este miércoles la denegación de la libertad condicional solicitada por Maria Alejina, una de las cantantes del grupo punk Pussy Riot encarceladas por interpretar una canción de protesta contra el presidente, Vladimir Putin, en una catedral ortodoxa en Moscú, según ha informado Amnistía Internacional en un comunicado.

Según la ONG, el Tribunal Regional de Perm ha confirmado la decisión de negar la libertad condicional a Alejina, de 24 años. Ésta, junto con otras dos miembro del grupo, Nadezhda Tolokonnikova y Ekaterina Samutsevich, fueron acusadas de "vandalismo por motivos de odio religioso" tras su actuación en febrero de 2012.
Inicialmente las tres fueron condenadas a dos años de prisión en una colonia penitenciaria, aunque Ekaterina Samutsevich apeló y le fue impuesta una condena condicional.
"Esta decisión es otra confirmación de que las autoridades rusas son inflexibles a la hora de reprimir la libertad de expresión", ha opinado Denis Krivosheev, director adjunto del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.
"Maria Alejina y las otras dos cantantes no deberían haber sido detenidas. Se les privó de libertad sólo por la expresión pacífica de sus creencias, y Amnistía Internacional las considera presas de conciencia", ha añadido.
Así las cosas, Krivosheev ha defendido que "las autoridades rusas deben poner en libertad a Maria Alejina y Nadezhda Tolokonnikova de forma inmediata e incondicional, y anular las condenas impuestas a ambas y a Ekaterina Samutsevich".
En su opinión, "la decisión judicial de hoy pretende intimidar aún más la libertad de expresión. Aunque se presente como una resolución basada en principios, revela una tendencia a acosar a las personas críticas a pesar de que el país tiene la obligación de defender y promover los Derechos Humanos."
En enero de 2013, Maria Alejina solicitó su excarcelación anticipada para poder cuidar de su hijo de 5 años. Su petición fue denegada sobre la base de que ya se había tenido en cuenta dicha circunstancia cuando se le impuso la condena inicial, el año pasado, ha recordado AI.