Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo no pedirá disculpas a Venezuela tras valorar el resultado electoral

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha asegurado hoy que no pedirá disculpas a Venezuela por la valoración que hizo ayer del resultado de las elecciones y que, en su opinión, no se entendieron en Caracas de la manera adecuada.

En declaraciones a los medios de comunicación, el ministro ha reconocido no obstante a Nicolás Maduro como "presidente de la República de acuerdo con el ordenamiento constitucional" después de que "hoy" se haya producido una "novedad" al haber dictaminado el Consejo Nacional Electoral que no va a haber recuento de votos.
Venezuela ha llamado a consultas a su embajador en España en protesta por las declaraciones de García-Margallo, quien ayer indicó que confiaba en que se mantuvieran las buenas relaciones con nuestro país "sea quien sea el vencedor" de los comicios, lo que para Caracas suponía un "desconocimiento implícito" de la victoria de Maduro.
Maduro exigió anoche una rectificación a España para evitar que Caracas pudiese tomar "medidas a todos los niveles".
En duda las asistencia del príncipe
El jefe de la diplomacia española ha confirmado que el Gobierno español no ha recibido todavía la invitación correspondiente para asistir a la toma de posesión de Maduro este viernes. Desde 1996, es el Príncipe de Asturias quien representa a nuestro país en estos actos.
No obstante, García-Margallo ha afirmado que España tendrá representación en la toma de posesión de Maduro, aunque no ha podido adelantar a qué nivel.
El ministro ha admitido su sorpresa por la reacción venezolana a sus declaraciones de ayer, que, en su opinión, habían sido "muy medidas" y que "coinciden" con lo que han dicho otros actores internacionales como la UE, la Organización de Estados Americanos (OEA) o EEUU.
Para aclarar el "malentendido", García-Margallo ha hablado varias veces con el embajador venezolano en España, Bernardo Álvarez, a quien se le ha entregado una cinta con la declaración íntegra efectuada ayer por el ministro español. También el embajador español en Caracas, Antonio Pérez-Hernández, a quien ha convocado la cancillería venezolana para que dé hoy explicaciones por las declaraciones de García-Margallo, tiene la cinta.
No se ha producido hasta la fecha en cambio conversación alguna entre García-Margallo y su colega venezolano, Elías Jaua, que fue quien ayer anunció la llamada a consultas del embajador en señal de protesta, han confirmado fuentes diplomáticas.
"Ayer dije en primer lugar que tomaba nota de que el Consejo Electoral Nacional había declarado vencedor de las elecciones a Nicolás Maduro. Dije también que tomaba nota de que Capriles había pedido un recuento de votos y dije que la solicitud debía tramitarse y resolverse de acuerdo a la legislación venezolana y que en el supuesto de que hubiese un recuento de votos, que es lo que dijo la UE, debía resolverse con rapidez", ha explicado hoy.
"Añadí que las elecciones habían demostrado una gran polarización en la sociedad venezolana y que eran tiempos de tender puentes y de abrir diálogo. Acabé diciendo, y es lo que digo ahora, que espero que las relaciones entre los dos gobiernos sean tan amistosas y tan fraternales como son las relaciones entre los dos pueblos", ha proseguido.
García-Margallo ha reiterado hoy ese "llamamiento al diálogo, al consenso, al acuerdo para que el pueblo venezolano pueda afrontar los desafíos de una etapa que es distinta a la anterior".
Y ha reivindicado que, bajo su punto de vista, este llamamiento al diálogo y a la negociación entre las principales fuerzas políticas venezolanas no suponen un "motivo para tomar represalias".