Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manifestación en Tizi Ouzou (Argelia) en solidaridad con las protestas de Alhucemas (Marruecos)

Este lunes se ha desarrollado una manifestación en la Universidad Mulud Mammeri de Tizi Ouzou, en Argelia, en solidaridad con las movilizaciones de Alhucemas, en Marruecos, que se desarrollan desde hace ya siete meses para reivindicar justicia social y denunciar los abusos de las autoridades.
La concentración ha sido secundada por el Movimiento por la Autodeterminación de la Cabilia, el movimiento autonomista Unión por la Cabilia (UC) y varias organizaciones pro Derechos Humanos, según recoge la prensa argelina.
"Solidaridad con el Rif", "La dignidad no tiene precio", "Vivir dignamente o morir" o "Los tamazigh (bereberes) son uno y su salud es global" han sido algunas de las consignas que se han podido ver en las pancartas.
"La región del Rif y la Cabilia afrontan la misma muerte económica orquestada por los regímenes panarabistas, profundamente antiamazigh", reprocha el manifiesto leído durante la concentración. "Por ello, respondemos con uno de los valores fundamentales de la Cabilia: la solidaridad con las causas justas", añade. "La unión de los Estados del norte de África y su autoritarismo impiden la emancipación democrática de los pueblos de la región", concluye.
En las últimas semanas se han producido intensas movilizaciones en la ciudad de Alhucemas, en el norte del país, convocadas por el movimiento Hirak, que pide empleo, infraestructuras y la liberación de activistas encarcelados como Nasser Zefzafi, líder del grupo.
Zefzafi, acusado por las autoridades de "poner en peligro la seguridad nacional", fue arrestado el lunes y desde entonces la población ha protagonizado diversos actos de protesta en el norte del país.
La muerte en octubre del pescador Mouhcine Fikri -- aplastado en un camión de basura cuando intentaba recuperar el pescado que le había confiscado la Policía -- se ha convertido en un símbolo de las frustraciones de la población y reavivado al Movimiento 20 de Febrero, que protagonizó varias protestas en 2011 hasta que el monarca Mohamed VI decidió ceder algunas de sus competencias.