Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegan a Malasia los cuerpos de 20 pasajeros del vuelo MH17 derribado en Ucrania

Llegan a Malasia los cuerpos de 20 pasajeros del vuelo MH17 derribado en UcraniaREUTERS

Los cuerpos de 20 víctimas de nacionalidad malasia del siniestro el 17 de julio del vuelo MH17 en el este de Ucrania han llegado este viernes al país asiático, en una jornada de luto nacional, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

El avión, que ha despegado desde Ámsterdam, ha aterrizado en Kuala Lumpur a las 10.00 horas (las 4.00 horas en la España peninsular). Un grupo de soldados malasios han marchado hasta el avión para escoltar los ataúdes mientras eran descargados de la aeronave.
Todos los ataúdes han sido transportados envueltos por la bandera nacional. Tres de los cadáveres fueron incinerados en Países Bajos.
Durante la jornada, los transportes públicos interrumpirán sus servicios para respetar dos minutos de silencio, tal y como ha recogido el diario malasio 'The New Straits Times'.
Asimismo, los carteles de las autovías pedirán a los conductores que detengan sus vehículos. Se trata de la primera ocasión en la que Malasia celebrará un día de luto como muestra de dolor por la muerte de civiles.
Un portavoz de la compañía Malaysia Airlines ha afirmado que la empresa organizará una misa que estará abierta al público para que ofrezcan sus respetos.
"Malaysia Airlines está profundamente triste por está devastadora tragedia. Ha sido una espera larga y dolorosa para las familias y los amigos de los pasajeros y personal del MH17", ha agregado.
Un total de 298 de las personas que iban a bordo del avión eran de nacionalidad malasia, de los cuales 28 han sido identificados en Países Bajos, que está encabezando la investigación internacional en torno al siniestro, del que el Gobierno de Ucrania y los separatistas prorrusos se han acusado mutuamente.