Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Malala, con "el corazón roto" tras la última prohibición de Donald Trump

Malalagtres
La activista paquistaní y premio Nobel de la Paz Malala Yusufzai ha criticado duramente la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de impedir la entrada de refugiados en el país, que calificó como un acto de "discriminación" por el que América "ha dado la espalda a su historia".
"Me rompe el corazón que hoy, el presidente Trump haya cerrado la puerta a niños, madres y padres que huyen de la violencia y la guerra. Me rompe el corazón que América haya dado la espalda a su orgullosa historia de bienvenidas a refugiados e inmigrantes, quienes ayudaron a construir su país, listos para trabajar duro a cambio de una oportunidad justa para empezar una nueva vida", ha declarado en su web oficial de Facebook.
Según publica la cadena 'ABC', la orden ejecutiva firmada ayer por Trump llama a la suspensión inmediata de la migración de países vinculados al terrorismo como Siria, Yemen, Sudán, Somalia, Irak, Irán y Libia por un plazo de 90 días.
Además, el programa de acogida de refugiados ha sido suspendido por un plazo de 120 días para que las autoridades norteamericanas revisen las solicitudes y el proceso de adjudicación de asilo. Si bien en el caso de Siria, la orden suspende indefinidamente la entrada de cualquier ciudadano sirio como refugiado al entender que "va en detrimento de los intereses de Estados Unidos".
"Me rompe el corazón que los niños refugiados de Siria", ha proseguido Malala, "que han padecido seis años de guerra sin tener culpa de nada, ahora sean señalados en un acto de discriminación".
"En esta hora de incertidumbre y turbulencias en el mundo, pide al presidente Trump que no dé la espalda a los niños y a las familias más indefensas del mundo", ha concluido Malala.