Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Magufuli afirma que las niñas que queden embarazadas no podrán volver a la escuela una vez den a luz

El presidente de Tanzania, John Magufuli, ha afirmado este jueves que las niñas que se queden embarazadas no podrán volver a la escuela una vez den a luz, acusando a ONG que trabajan en este sentido de ser manipuladas por "agentes extranjeros".
"Hay muchas cosas que las niñas que se quedan embarazadas pueden hacer después de dar a luz. Pueden unirse a los VETA --centros de la Autoridad de Entrenamiento Educacional Vocacional--, pueden aprender a coser, pero no pueden volver a la escuela", ha recalcado.
Así, ha argumentado que si estas niñas vuelven a la escuela "animarían a otras niñas a mantener relaciones sexuales". "Si las dejamos volver a la escuela, un día todas las que estén en el nivel Standard One tendrán niños", ha dicho, según ha informado el diario local 'The Citizen'.
Magufuli ha añadido que "después de hacer unos cálculos, (estas niñas) pedirán al profesor que las dejen ir a dar de mamar", tal y como ha recogido la cadena de televisión británica BBC.
El mandatario tanzano ha sostenido además que los hombres responsables de los embarazos deberían ser encarcelados durante 30 años para que gasten sus energías en realizar tareas agrícolas durante su condena.
"Estas ONG deberían abrir escuelas para padres. Doy educación gratuita a los estudiantes que realmente han decidido estudiar, ¿y ahora quieren que eduque a los padres?", se ha preguntado.
En los últimos meses han aumentado los llamamientos a las autoridades para que regulen la vuelta a las escuelas de las niñas que se quedan embarazadas, uno de los factores que influyen en el abandono escolar en el país africano.
Según un informe de la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW), alrededor de 8.000 niñas abandonan la escuela cada año a causa de los embarazos.