Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro promete "justicia" y asegura que se castigará a los funcionarios que abusen de la fuerza física

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha prometido "justicia" y ha asegurado que cualquier funcionario que abuse de la fuerza física contra cualquier ciudadano será "investigado" y "castigado" como corresponde.
En un discurso pronunciado desde la Plaza del Bicentenario, en el Palacio de Miraflores, el mandatario ha criticado el "dolor", la "muerte" y la "violencia" desatada en la ola de protestas que se celebran en el país desde inicios del pasado mes de abril y que ha atribuido a las guarimbas (violencia callejera).
"Tiene que haber justicia", ha afirmado, ante decenas de estudiantes durante su graduación en la especialización de la Micro Misión Simón Bolívar.
"Nuestro pueblo se resiste a dejarse someter por los violentos, a rendirse ante los violentos. ¿Quién está de acuerdo con la violencia callejera de encapuchados con armas que agreden, destruyen y atacan?", ha preguntado, señalando que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el presidente de la Asamblea, Julio Borges, la oligarquía y la derecha internacional "defienden" esta violencia.
Maduro ha asegurado que tanto la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) como la Policía Nacional Bolivariana (PNB) "han hecho un esfuerzo más allá" por el que el pueblo los apoya. No obstante, ha asegurado que se han presentado algunas denuncias "sobre abusos de autoridad de funcionarios".
"Yo inmediatamente he ordenado la investigación y el castigo a cualquier funcionario que abuse de la fuerza física contra cualquier ciudadano", ha señalado.
"Pero también pido que se investigue cualquier llamado al golpe de Estado", ha agregado, acusando a la oposición de haber llevado a cabo un "salvaje ataque" sin darse cuenta de "que van hacia el ocaso, hacia la derrota definitiva".
"Venezuela entera exige que cese la violencia, la guarimba y el odio fascista, promovidos por la derecha, por la MUD y por los líderes políticos de una oposición fracasada", ha concluido el mandatario.
En torno a 40 personas han muerto en diferentes contextos desde que arrancaron las protestas a principios de abril contra el Gobierno de Nicolás Maduro, de las cuales algo menos de una treintena lo hicieron durante las manifestaciones.