Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro denuncia "maniobras" para "implosionar" la mesa de diálogo con la complicidad de los acompañantes

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha sugerido que alguno de los acompañantes en la mesa de diálogo entre el Gobierno y la oposición podría ser cómplice de "maniobras" que se quieren llevar a cabo para "implosionar" el diálogo.
En declaraciones pronunciadas desde Caricuao en el marco de un acto de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, recogidas por la cadena estatal Venezolana de Televisión, Maduro ha defendido la soberanía de Venezuela en la negociación de la paz con la coalición opositora y ha informado de sus sospechas acerca de estas maniobras.
"Invité a UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), a su secretario general (Ernesto Sámper), a tres expresidentes, de España (José Luis Rodríguez Zapatero), de República Dominicana (Leonel Fernández) y de Panamá (Martín Torrijos), y al Vaticano como acompañantes del diálogo soberano de Venezuela", ha explicado.
Antes de lanzar estas acusaciones, el jefe de Estado ha hecho hincapié en que "Venezuela es un país soberano, que no está intervenido ni va a ser gobernado por nadie en este mundo, llámese como se llame".
"Nadie va a venir a gobernar a Venezuela y a imponernos sus políticas y sus visiones. Los participantes son invitados; como participantes y acompañantes, pero en pleno respeto a la soberanía del país, como ha sido hasta ahora y como debe seguir siendo", ha continuado.
Finalmente, ha señalado: "Y yo sé por qué lo digo". "Hay maniobras para implosionar la mesa de diálogo con la complicidad de uno de los factores acompañantes que invitamos al diálogo. Tengo las pruebas en mano", ha denunciado, sin dar más detalles.
El Gobierno y la coalición opositora instalaron el pasado 30 de octubre en Isla Margarita la mesa de conversaciones para fijar su contenido y mecanismos, gracias a la mediación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y Vaticano.
El objetivo de este diálogo es encontrar una solución a la crisis política, económica y social que sufre Venezuela, agravada desde que la oposición logró el control de la Asamblea Nacional el 6 de diciembre de 2015, lo que ha dado lugar a una cohabitación inédita en el país.