Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro asegura que impedirá "como pueda" que la oposición se levante de la mesa de diálogo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha asegurado que impedirá "como pueda" que la coalición opositora se levante de la mesa de diálogo instalada hace casi un mes con el objetivo de buscar una solución a la crisis económica y política que vive el país.
Maduro ha asegurado que ha "obligado" a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a sentarse en la mesa para participar del diálogo, según declaraciones recogidas por el diario 'El Nacional'.
"No voy a dejar que se paren de la mesa. No lo voy a permitir. Ustedes saben que yo puedo", ha asegurado. "Así como los obligué a sentarse, se mantendrá la mesa", ha insistido.
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Henry Ramos Allup, amenazó el pasado viernes con una posible salida de la coalición de la mesa de diálogo que mantiene con el Gobierno "en cualquier momento".
En una intervención en el marco de su visita al estado de Carabobo, recogida por Noticiero Venevisión, Ramos Allup reiteró que el Gobierno no quiere ningún diálogo y que, en su opinión, la coalición puede abandonar el proceso en cualquier momento.
El presidente del Parlamento explicó, además, que si se lleva a cabo esa retirada del proceso, sería la MUD quien debería trazar la nueva 'ruta' para continuar la agenda parlamentaria.
La propia MUD denunció esta semana que los representantes del Gobierno de Nicolás Maduro abandonaran el diálogo --con el que el Gobierno sigue comprometido, según aclaró posteriormente el presidente--, si bien Ramos Allup ha defendido la presencia de Ejecutivo y oposición en el diálogo como una obligación para ambas partes.
El Gobierno y la coalición opositora instalaron el pasado 30 de octubre en Isla Margarita la mesa de conversaciones para fijar su contenido y mecanismos, gracias a la mediación de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y Vaticano.
El objetivo de este diálogo es encontrar una solución a la crisis política, económica y social que sufre Venezuela, agravada desde que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) logró el control del Parlamento el pasado 6 de diciembre, lo que ha dado lugar a una cohabitación inédita en el país.