Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro aconseja a la MUD no "engañarse" con las "expectativas" del diálogo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha aconsejado a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que no se "engañe" con las "expectativas" de la próxima ronda del diálogo con el que Gobierno y oposición pretenden pactar soluciones para superar la crisis que atraviesa el país.
"Que nadie trate de engañar a nadie con las expectativas reales", ha dicho Maduro en el marco de un acto oficial celebrado este jueves en el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno, según ha informado la cadena venezolana Noticias 24.
El líder bolivariano ha subrayado que, aunque "el proceso de diálogo ha arrancado muy bien", "apenas está empezando". "Toda Venezuela debe acompañarlo para que se consolide como instancia permanente", ha considerado.
Maduro ha respondido así a la MUD, que este jueves ha revelado las exigencias que llevará a la cita del 11 de noviembre en Caracas, la primera reunión sustantiva entre las partes, que ya se encontraron el 30 de octubre en Isla Margarita para fijar los contenidos y el método.
La MUD ha fijado como prioridad que el Gobierno recupere el referéndum revocatorio o acceda a celebrar elecciones anticipadas. También ha reclamado la renovación de instituciones clave como el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Superior de Justicia, el respeto a la Asamblea Nacional y la liberación de los "presos políticos".
En cambio, Maduro ha planteado el diálogo como "una instancia necesaria para la construcción del socialismo bolivariano" y ha avanzado que el Gobierno llevará a la mesa de negociaciones "unas propuestas para que la Asamblea Nacional empiece a trabajar en una agenda positiva".
Asimismo ha pedido "que cese la persecución contra la economía". El Gobierno ha achacado la grave crisis a una supuesta "guerra económica" lanzada por la derecha venezolana con apoyo de potencias extranjeras para derrocar a Maduro.
El dirigente 'chavista' ha advertido además de que la MUD "está buscando excusas y razones para no seguir en el diálogo". "No no no. Quédense ahí. Cada quien en lo que es, respetando la Constitución", ha instado.