Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madres de alquiler para hacer frente a la pobreza en India

Clinica de fertilidad en la IndiaIBERPRESS

En India proliferan las ‘granjas de bebés’ donde parejas europeas, especialmente españolas e italianas, recurren para tener un hijo. Las parejas infértiles optan por una madre de alquiler en la India para que geste y dé a luz a sus hijos. Un negocio que está permitiendo a muchas mujeres india y sus familias paliar la pobreza extrema que sufren.

En India alrededor de un tercio de la población vive con algo menos de un euro al día. Así, para las mujeres pobres es una opción gestar y dar a luz a los hijos de parejas europeas infértiles, práctica que denominan “úteros de alquiler” para evitar problemas legales.
Una clínica en Anand, una pequeña ciudad en el estado de Gujarat, lleva diez años ofertando la subrogación de bebés y ha visto como los úteros de alquiler han tenido un importante impacto entre las familias más pobres de la zona. En este tiempo se han entregado 700 niños a familias extranjeras y familias indias que viven en el extranjero. El tratamiento cuesta 21.000 euros. La madre de alquiler recibe unos 4.500 euros.
Sarla Patelia, 40 años, vive a unos 25 km del Anand. Durante 2009 y 2012 fue madre de alquiler y eso permitió que ella y su familia abandonaran la chabola de lata en la que vivían y se construyeran una vivienda de dos plantas.
Sarla es madre de dos niños de 9 y 10 años, cuya vida ha podido cambiar. A su marido le diagnosticaron un tumor para el que ha podido recibir tratamiento. El útero de alquiler “cambió por completo nuestras vidas”.
Neeta Makwara , 30 años, ha sido vientre de alquiler dos veces. Cuenta que la primera vez su marido desperdició todo el dinero, pero la segunda vez construyó una casa de dos plantas. Ahora viven de alquilar una de las plantas de la casa.
En India esta práctica es legal desde el año 2002. En muchos países europeos está prohibida. En algunos estados de Estados Unidos es legal pero cuesta cinco veces más que en India.