Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Macron tratará de empujar a Serraj y Haftar a un "entendimiento político" en Libia

El presidente francés, Emmanuel Macron, reunirá este martes al primer ministro del Gobierno de unidad libio, Fayez Serraj, y al comandante de las fuerzas del este del país, el general Jalifa Haftar, para intentar empujarles a un "entendimiento político" en Libia, país que continúa sumido en el caos casi seis años después de la caída del régimen de Muamar Gadafi.
El Elíseo ha confirmado este lunes el encuentro entre Serraj y Haftar que ya habían adelantado en los últimos días algunos medios con vistas a que estos mantengan "consultas con el fin de contribuir a una salida de la crisis en Libia". La cita tendrá lugar en La Celle Saint-Cloud, una localidad próxima a París.
"Francia predente con esta iniciativa facilitar un entendimiento político entre el presidente del consejo libio y el comandante del Ejército Nacional Libio" coincidiendo con la llegada al cargo del nuevo representante especial de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, quien estará en el encuentro, ha explicado la Presidencia francesa.
Según la nota oficial, Macron quiere, "en concertación con todos sus socios", poner de manifiesto "su apoyo a los esfuerzos para construir un compromiso político, bajo la égida de Naciones Unidas, que reuna sobre una base inclusiva al conjunto de los distintos actores libios".
El nuevo presidente francés considera que el objtivo debe ser "construir un Estado capaz de responder a las necesidades fundamentales de los libios y dotado de un Ejército regular unificado bajo la autoridad del poder civil", según ha explicado el Elíseo.
Para Francia, se trata de "una necesidad para el control del territorio libio y de sus fronteras para luchar contra los grupos terroristas y el tráfico de armas y de migrantes, pero también con vistas al retorno a una vida institucional estable", ha remachado el comunicado.
Haftar se ha convertido en el 'hombre fuerte' del este de Libia, donde un gobierno paralelo se niega a reconocer al Gobierno de unidad nacional que preside Serraj y que se creó en 2015. Desde su regreso a Trípoli, dicho Ejecutivo, respaldado por la ONU y reconocido por la comunidad internacional, ha tratado de extender su autoridad por todo el territorio, pero por el momento ha sido en vano.
Serraj y Haftar se reunieron por última vez el pasado mes de mayo en Abu Dhabi, sin que el encuentro ofreciera acuerdos concretos.