Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Macron y Le Pen se enfrentan en un tenso debate electoral en la recta final de la batalla por el Elíseo

El centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen se han enfrentado este miércoles en el último debate que tendrá lugar antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Francia, prevista para el 7 de mayo, que ha estado marcado por la dureza de los reproches entre ambos candidatos.
Los aspirantes a ocupar el Palacio del Elíseo han expuesto sus planes de Gobierno con una cómoda ventaja a favor del abanderado de En Marche!, que, según los sondeos, saca 20 puntos a la líder del Frente Nacional, para quien este combate dialéctico representa una última oportunidad de revertir la tendencia.
El punto álgido del cara a cara ha llegado en la discusión sobre la lucha antiterrorista. Le Pen ha acusado directamente a Macron de mostrar "complacencia con el fundamentalismo islamista". "La seguridad está totalmente ausente" de su proyecto político, ha afirmado la candidata, al tiempo que ha prometido expulsar a todos los individuos que estén bajo vigilancia por yihadismo y cerrar las "mezquitas salafistas".
En respuesta, Macron ha recordado que una de sus promesas electorales es crear una unidad antiterrorista que responda ante el presidente de la República y reforzar los recursos de las fuerzas de seguridad, tanto civiles como militares, en la lucha contra el yihadismo. Expulsar a los sospechosos no surtirá efecto, ha advertido y ha defendido "una medida quirúrgica" frente a la generalización de Le Pen.
Macron también ha prometido "tolerancia cero a la delincuencia común", algo que Le Pen ha aprovechado para hacer su propia propuesta: "tolerancia cero significa que cada crimen, cada delito, tendrá una sanción que se aplicará". La representante del Frente Nacional ha lamentado que ahora las penas de cárcel puedan sustituirse por "brazaletes" o "visitas al juzgado".
Otro de los temas polémicos ha sido la visión sobre Europa de ambos aspirantes. Le Pen ha insistido en su idea de crear una UE integrada por "naciones verdaderamente soberanas", para lo cual --ha subrayado-- es necesario que Francia recupere su poder de decisión sobre el control migratorio, la política comercial y la moneda. Frente a la "guerra de divisas" que anticipa Le Pen, Macron ha abogado por "construir un euro fuerte y una política europea fuerte".
Sobre política exterior, Macron ha apostado por "una Francia que sea capaz de construir paz" y trabajar para ello con sus aliados europeos y también con el presidente estadounidense, Donald Trump. "Francia solo será respetada si sigue siendo Francia", ha espetado Le Pen, que ha criticado la sumisión a Alemania. "En cualquier caso habrá una presidenta en Francia", ha llegado a decir, sugiriendo que, si gana Macron, gobernará la canciller alemana, Angela Merkel.
La discusión ha caído incluso en descalificaciones personales. Le Pen ha descrito a Macron como "el candidato de la globalización" que hará perder poder adquisitivo a los franceses. Macron ha contraatacado llamando mentirosa a su rival: "tu estrategia es simplemente decir un montón de mentiras y decir solamente lo que no va bien en el país".