Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Macri devuelve los insultos a Cabello y acusa al Gobierno de Venezuela de "someter" al pueblo por la fuerza

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha respondido a las declaraciones del 'hombre fuerte' de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, quien en la víspera le calificó de "cobarde" en el marco de sus críticas contra el incidente sufrido por la canciller venezolana, Deldy Rodríguez, cuando trató de asistir a la última reunión de los estados del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), a la que no había sido invitada.
En este contexto, Macri ha señalado que Buenos Aires cree "en la necesidad de que los venezolanos puedan volver a decidir sobre su futuro" y ha asegurado que el Gobierno actual, "desoyendo al pueblo y al mundo entero", insiste en "disposiciones que castigan aún más al pueblo, y eso es realmente lo cobarde".
"Cobarde es someter a un pueblo por la fuerza y no dejarlo que se exprese", ha añadido, en la rueda de prensa posterior a su reunión con su homóloga chilena, Michelle Bachelet. Así, se ha referido a la "pobreza, abandono y falta de garantías sobre los mínimos Derechos Humanos" de que está siendo víctima el pueblo venezolano, situación que ha definido de "triste".
Por su parte, la presidenta de Chile, que no se ha pronunciado sobre la crisis interna que vive el bloque regional del MERCOSUR --al que no pertenece-- tras la suspensión de Venezuela como estado miembro, pero sí ha señalado que todos los países de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) apoyan "la mediación del Vaticano" y del propio organismo "para hallar una solución" a la crisis venezolana.
AGRESIÓN DE LA CANCILLER
Este jueves y en el marco de su programa televisivo 'Con el mazo dando', Cabello ha resumido el encontronazo entre Rodríguez y los ministros de Exteriores de Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay --estados fundadores del MERCOSUR--, cuando ésta trató de sumarse a una reunión a la que la representante venezolana no había sido invitada, debido a la suspensión el pasado 1 de diciembre del país como miembro del grupo.
La canciller venezolana intentó entrar en el Ministerio de Exteriores de Argentina, pero se topó con un cordón policial que intentaba impedir que un grupo de manifestantes accediera a la sede y que, según ella, llegó a golpearla.
Rodríguez logró adentrarse en la Cancillería argentina. Sin embargo, cuando llegó a la sala donde estaba prevista la reunión del MERCOSUR sus colegas regionales la habían abandonado, lo que interpretó como "una agresión" contra Venezuela.
"(Delcy Rodríguez) pidió que pusieran la bandera de Venezuela de donde la habían sacado. ¿Y ellos que hicieron? Ni siquiera se presentaron donde estaba Delcy y suspendieron la reunión", explicó Cabello.
De este incidente, quien fue responsable de la Asamblea Nacional --hasta que la oposición se hizo con el control del Parlamento en diciembre de 2015-- culpó al mandatario argentino, Mauricio Macri, a quien calificó de "cobarde".
"Todo esto lo manda Macri, el cobarde de Macri. Son intrusiones de ese cobarde. A Delcy le dieron un golpe --en referencia a la agresión que sufrió la canciller mientras trataba de entrar en el Ministerio de Asuntos Exteriores--. Y ante esto ¿qué dirá el embajador de Argentina aquí en Venezuela?", ha preguntado.
"Me indigna lo que ocurrió", ha continuado. "Si (el embajador) tuviera un poco de dignidad recogería sus maletas y se iría de aquí", ha añadido.
Por último, se ha dirigido al embajador para decirle: "Usted es un enemigo, un enemigo de la patria de (Simón) Bolívar. Váyase de aquí".
No obstante, el presidente argentino ha asegurado que este episodio "no es para tomarlo seriamente". "Una persona no puede autoinvitarse a un lugar donde no ha sido participado", ha concluido el mandatario.
CRISIS EN MERCOSUR
La crisis en MERCOSUR se hizo patente el pasado verano, cuando Brasil, Argentina y Paraguay se negaron a que Venezuela asumiera la Presidencia temporal de manos de Uruguay por incumplir sus obligaciones y la crisis política y social en la nación caribeña.
En estos seis meses, los cuatro países fundadores han desconocido la Presidencia venezolana y el miércoles anunciaron que pasaría a manos argentinas, algo que el Palacio de Miraflores ha rechazado y ha atribuido a una "venganza" del presidente argentino, Mauricio Macri.
Maduro ha achacado la ofensiva contra Venezuela en MERCOSUR a la 'triple alianza' de la derecha regional, nombre con el que se refiere a Brasil, Argentina y Paraguay, países cuyos gobiernos han cambiado de signo político en los últimos años.
En respuesta, Venezuela ha activado el Protocolo de Olivos, que contiene el mecanismo de solución de controversias para MERCOSUR. Este jueves se ha celebrado una nueva reunión para escuchar los argumentos venezolanos contra su suspensión, ordenada el 1 de diciembre.