Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF denuncia que se han producido siete casos de congelación entre los inmigrantes "varados" en Belgrado

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado este martes que hay más de 2.000 refugiados e inmigrantes malviviendo en almacenes abandonados sin calefacción en Serbia, donde las extremas temperaturas que se están registrando en los últimos días debido a la ola de frío y nieve ha provocado al menos siete casos de congelación.
Oficialmente, las autoridades húngaras cuentan con 6.000 plazas para acoger a los más de 8.500 solicitantes de asilo procedentes de Oriente Próximo y el norte de África que se encuentran "varados" malviven en el país a la espera de poder entrar en Europa. Sólo 3.140 de estas plazas están adaptadas para el frío.
Este viernes, según ha enseñado MSF en un vídeo, más de 2.000 personas residían en almacenes abandonados a las afueras de la capital serbia, Belgrado, sin ningún tipo de servicio eléctrico y haciendo frente a temperaturas bajo cero y a un temporal de nieve. A lo largo del fin de semana, 91 personas han sido trasladadas a tres centros para refugiados en distintos puntos del país.
En los almacenes, donde no hay ni agua, ni luz, ni calefacción, los equipos médicos han tratado en los últimos días siete casos de hipotermia. Según han alertado desde MSF, se está registrando un número cada vez mayor de casos de infecciones respiratorias y enfermedades cutáneas causadas por el frío y la falta de refugio.
"Ahora que las temperaturas han caído, tienen que quemar plásticos u otras piezas de madera", ha explicado Andrea Contenta, analista de Asuntos Humanitarios de MSF en Serbia. Con la esperanza de poder mantenerse calientes, los solicitantes de asilo en las afueras de Belgrado se ven forzados a quemar todo lo que encuentran, creando en ocasiones una nube tóxica que puede ser resultar extremadamente perjudicial para la salud.
"Estamos siendo testigos de un aumento de infecciones en las vías respiratorias. Además, en los últimos días hemos tenido siete casos de congelación", ha señalado Contenta. "Atendemos a unos 100 pacientes por día. Muchos de ellos padecen sarna y parásitos, que es una de las consecuencia de quedarse durante meses sin ningún tipo de refugio", ha añadido.
Serbia lleva sin apenas registrar temperaturas por encima de los 0 grados varias semanas. Este martes, las autoridades han desplegado tres barcos rompehielos en el río Danubio, que se encuentra completamente cubierto por una gruesa capa de hielo a causa del frío. El pasado fin de semana en la capital serbia se alcanzaron los 16 grados bajo cero y que la ciudad está cubierta por 30 centímetros de nieve.
"Tenemos a miles de personas en Serbia, miles de personas en Bulgaria, y todavía hay gente en todos los países de la región. La verdadera pregunta, tanto para las autoridades europeas como a las de los países de la zona es, ¿cuál es el proceso a largo plazo, cuál es el plan a largo plazo para la migración", ha concluido Contenta.