Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF cifra ya en 90 los muertos en el bombardeo del Ejército nigeriano en Rann

Al menos 90 personas han muerto por el bombardeo aéreo por error que el Ejército nigeriano llevó a cabo el martes en un campo de desplazados internos en Rann, en el noreste del país, según el último balance ofrecido este viernes por Médicos Sin Fronteras (MSF), que contaba con personal allí en el momento de los hechos.
Según ha precisado la ONG en un comunicado, la mayoría de las víctimas de las dos bombas lanzadas por un avión militar son mujeres y niños. No obstante, MSF ha alertado de que según informaciones consistentes de habitantes y líderes de la comunidad unas 170 personas podrían haber fallecido.
"Esta cifra necesita ser confirmada. Las víctimas de este espeluznante ataque merecen una explicación, una información transparente sobre lo que sucedió y sobre las circunstancias en las que se realizó el ataque", ha reclamado el director general de MSF, Bruno Jochum, subrayando que "muchos de los supervivientes requerirán atenciones y cuidados a largo plazo".
"Los desplazados habían buscado seguridad en lo que pensaron que era un lugar protegido. Sin embargo, fueron bombardeados por los mismos que debían protegerlos", ha denunciado.
Para MSF, la tragedia en Rann, donde residen miles de desplazados internos, ilustra de forma muy clara la terrible situación que se vive en el estado de Borno, donde personas extremadamente vulnerables siguen atrapadas en un ciclo de violencia diaria entre el Ejército nigeriano y el grupo terrorista Boko Haram. En los tres últimos años, ha habido casi tres millones de desplazados que necesitan urgentemente ayuda y protección.
"La población sigue pagando el precio de un conflicto despiadado, en el que la guerra entre Boko Haram y el Ejército de Nigeria ignora, con frecuencia, la seguridad de los civiles", ha lamentado Jochum.
En este sentido, ha defendido que "la población de Borno debería tener derecho a garantías de protección y asistencia" y ha recordado que "todas las partes involucradas en el conflicto deben asegurar la seguridad de los civiles". "En este sentido, urgimos al Gobierno de Nigeria a que asegure la protección de su gente", ha concluido el director general de MSF.