Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Parto en el Mediterráneo

Parto en el MediterráneoMSF

El pasado domingo, Collins, de 25 años y originaria de Camerún, fue rescatada por el 'Dignity I', uno de los barcos de rescate que Médicos Sin Fronteras (MSF) tiene en el Mediterráneo. Otras 240 personas fueron rescatadas por la organización médico humanitaria esa mismamañana.

En el barco hinchable en el que viajaba Collins, que estaba embarazada de 9 meses, había 120 personas, entre ellas 6 niños. Collins era auxiliar de enfermería en un hospital militar en Douala, Camerún. Llevaba dos años trabajando sin recibir salario alguno, por lo que ella y su esposo decidieron dirigirse a Banki, en el norte del país.
Meses más tarde, el grupo terrorista Boko Haram se hizo con el poder de la ciudad y sus integrantes secuestraron a Collins y a su esposo. Después de pasar dos meses retenidos a la fuerza en el monte, Collins logró escapar con la ayuda de una mujer mayor. Su marido no pudo salir de allí.
En ese momento, Collins comenzó un duro viaje de 6 meses que finalmente la llevó hasta Libia. Durante el trayecto, con el embarazo en un estado ya muy avanzado, fue golpeada varias veces. Muchas de las mujeres que viajaban con ella corrieron una suerte aún peor que ella, ya que fueron violadas en repetidas ocasiones.
Cuando los integrantes del 'Dignity I' la encontraron en aquella barca hinchable a las 8 de la mañana, pronto se dieron cuenta del grado de sufrimiento que reflejaba en su cara; las contracciones del parto ya habían comenzado. Rápidamente la subieron a bordo para que pudiera recibir atención médica.
Astrid, matrona de MSF, fue la encargada de ayudar a Collins a dar a luz a su bebé. El parto se desarrolló sin problemas y el niño nació sano. Es el segundo hijo de Collins y se llamará "Divan".
Además de dejar atrás a su marido, del que no tiene noticias desde que huyó de Camerún, Collins también tuvo que despedirse de Warren, su otro hijo, que apenas tiene dos años y que se quedó al cuidado de su abuela materna.
Tras el parto, Collins fue transferida a un barco de la Guardia Civil española, que se encargará de llevar a ambos hasta Italia.