Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La MINUSMA condena el atentado en el que ha muerto un 'casco azul' en el norte de Malí

La Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) ha condenado este martes el atentado perpetrado en lunes en la región de Kidal (norte), en el que murió un 'casco azul' de nacionalidad chadiana.
El jefe de la misión, Koen Davidse, ha presentado sus condolencias a la familia del fallecido y ha expresado su deseo de que los dos heridos en el ataque se recuperen rápidamente.
Asimismo, ha recalcado que este tipo de ataques "no debilitarán la determinación de la misión para llevar a cabo su mandato de apoyo a los esfuerzos del Gobierno, los firmantes del acuerdo de paz y el pueblo maliense por lograr una paz y estabilidad duraderas".
"Este ataque marca un periodo negro y violento en Malí. Los ataques criminales y sangrientos de los últimos días demuestran que el terrorismo golpea, sin discriminación, al campo de la paz", ha remachado Davise.
En los últimos días se han registrado varios atentados en el norte del país. El más sangriento tuvo lugar la semana pasada, cuando 77 personas murieron en un atentado suicida contra una base militar en Gao.
El atentado fue ejecutado en una base que alberga a soldados gubernamentales y a miembros de grupos armados rebeldes --Plataforma y Coalición de Movimientos del Azawad (CMA)-- que acordaron llevar a cabo patrullas conjuntas en el marco del acuerdo de paz firmado en 2015.
Estas patrullas, a las que está previsto que se unan también militares malienses, están pensadas como germen de una reconfiguración del Ejército en el que estén integrados dichos antiguos miembros de grupos rebeldes.
La autoría del atentado ha sido reclamada por el grupo Al Murabitún, vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), según ha informado la agencia de noticias mauritana Al Ajbar.
Tras el atentado, el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, hizo un llamamiento a aplicar en su totalidad el acuerdo de paz, pidiendo que el ataque no impacte negativamente en este proceso.
"El acuerdo de paz no tiene ninguna alternativa creíble y positiva para la población", dijo, al tiempo que solicitó "que se muestre aún más voluntad, valor y convicción para aplicarlo".
Asimismo, tres soldados malienses murieron el domingo tras explotar una mina antipersona al paso de su vehículo en la región de Tombuctú, en el norte del país.
Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque, si bien AQMI ha publicado un comunicado advirtiendo de que atacará a las poblaciones que participen en las actividades del Mecanismo Operacional de Coordinación (MOC).