Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula publica una carta abierta en la que denuncia "actos injustificables de violencia"

Lula da SilvaReuters

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, que está siendo investigado por la trama corrupta en Petrobras, ha publicado una carta abierta en tono conciliador en la que muestra su "respeto" a los poderes judiciales, aunque denuncia "actos injustificables de violencia" contra él y contra su familia.

"En las últimas semanas, como todo el mundo sabe, mi privacidad, la de mi esposa y mis hijos, así como la de mis compañeros de trabajo, ha sido violada por filtraciones ilegales de información que deben estar bajo custodia de la justicia", ha criticado el exmandatario.
En una documento publicado en la web del Instituto Lula, el expresidente ha dicho que se trata de "una situación extrema" en la que se están "vulnerando" sus derechos fundamentales por parte de agentes estatales. En este sentido, carga contra la decisión judicial de difundir conversaciones confidenciales, en un hecho que --según añade-- "ofende a la ley y el derecho".
Pese a ello, Lula ha afirmado que cree en "las instituciones democráticas y en la relación independiente y armoniosa entre los poderes del Estado, tal como se establece en la Constitución Federal". "Creo en los criterios de imparcialidad, equidad y equilibrio que guían a los jueces a cargo de esta noble misión", ha apostillado.
En los ocho años que he ejercido la Presidencia por decisión soberana del pueblo he tenido la oportunidad de demostrar el aprecio y el respeto por el poder judicial (...) No sólo lo hice con las palabras, sino también manteniendo una relación diaria de respeto, diálogo y cooperación", ha reiterado.
El exmandatario explica que por esa misma razón decidió recurrir su caso ante la Corte Suprema, con el objetivo de "garantizar los derechos y prerrogativas" para "todos los ciudadanos".
"Los episodios tristes y vergonzosos de las últimas semanas (en referencia a las filtraciones) no me harán dudar de la institución judicial. Tampoco me hacen perder la esperanza en el juicio equilibrado y el sentido de proporcionalidad de los ministros de la Corte Suprema", ha sentenciado.