Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Londres y Buenos Aires avanzan en la identificación de soldados caídos en Malvinas

Los Gobiernos de Reino Unido y Argentina se han reunido los últimos dos días en Ginebra, donde han debatido los términos del mandato conjunto que liderará el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) con el objetivo de llevar a cabo la identificación de los soldados argentinos caídos en la guerra de Malvinas y sepultados en el cementerio de Darwin.
El Ministerio de Relaciones Exteriores ha explicado en un comunicado que se trata de una iniciativa que quiere llevar "tranquilidad" a las familias de los caídos. "El objeto de la iniciativa es netamente humanitario y busca saldar una deuda histórica para con los familiares de combatientes caídos en el conflicto", ha señalado.
En virtud de lo acordado, CICR constituirá un grupo de forenses que contará con la participación de dos expertos argentinos, como ya había adelantado el Gobierno de Mauricio Macri el pasado mes de noviembre.
La gran mayoría de los familiares de los 120 combatientes enterrados en Malvinas ya han dado la autorización para comenzar la identificación, si bien algunos se han negado.
Si los dos Gobiernos aceptan lo negociado estos días en Ginebra, las labores de identificación arrancarán en 2017.
En el cementerio de Darwin se encuentran enterrados 237 cuerpos, de los cuales menos de la mitad están identificados. Al resto, un total de 123, sólo les acompaña una placa en la que se puede leer "Soldado argentino sólo conocido por Dios".
Malvinas ha sido un tema de recurrente disputa entre Argentina y Reino Unido, ya que Buenos Aires reclama la soberanía sobre las islas en el Pacífico Sur, a 700 kilómetros al este de Tierra del Fuego, por las que mantuvo una corta guerra con el Reino Unido sobre el archipiélago en 1982, después de que la dictadura militar argentina tomase las islas por la fuerza.