Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallados el motor y el tren de aterrizaje del avión ruso siniestrado en el mar Negro

Los equipos de búsqueda han localizado tres nuevos fragmentos del avión militar ruso que se estrelló el domingo en el mar Negro con 92 personas a bordo, entre ellos el motor de la aeronave y el tren de aterrizaje, según un comunicado del Ministerio de Defensa.

Casi un centenar de buzos y 14 vehículos, varios de ellos sumergibles, participan en estas tareas. El Gobierno ha confirmado el hallazgo de nuevos restos que ahora confía en sacar a la superficie, de cara a avanzar en una investigación en la que será clave el análisis de la caja negra.
Este equipo, que fue recuperado "en buenas condiciones", ya está en poder de un instituto científico ubicado al sureste de Moscú. Los expertos comenzarán a analizarlo una vez se haya realizado una "limpieza técnica", ha explicado el Ministerio, según la agencia oficial Sputnik.
Además, han indicado que "la primera de las 'cajas negras' del 'Tu-154' ha sido localizada y sacada a la superficie a las 8.48 horas (6.48 en la España peninsular)".
Horas antes, el Ministerio de Defensa de Rusia anunció que los equipos de emergencia habían encontrado en aguas del mar Negro nuevos restos del fuselaje del avión.
Hasta el momento, los servicios rusos han recuperado varios fragmentos a unos 1.700 metros de la costa de Sochi. El ministerio que dirige Sergei Shoigu ha asegurado que, según los sónares, los restos del 'Tu-154' han quedado esparcidos en un radio de unos 500 metros.
Además, fuentes de seguridad han revelado que ya se han recuperado los cadáveres de 13 personas y que dos de ellas han sido identificadas. En el avión viajaban el coro militar Alexandrov, la activista humanitaria Elizaveta Glinka y nueve periodistas.
El domingo por la mañana, un Túpolev se estrelló en el mar Negro siete minutos después de despegar del aeropuerto ruso de Sochi, donde había hecho una parada para repostar antes de poner rumbo hacia la base militar de Hmeymim, en la provincia siria de Latakia.
A bordo iban ocho tripulantes y 84 pasajeros, incluidos los más de 60 integrantes del Alexandrov, que tenían previsto dar un concierto en Año Nuevo para los militares rusos destacados en Siria como parte de la misión de apoyo al régimen de Bashar al Assad.