Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega a la Embajada de Chile un sexto magistrado del TSJ designado por el Parlamento de Venezuela

Un sexto magistrado de los que fueron designados por la Asamblea Nacional de Venezuela, bajo control opositor, para el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha acudido a refugiarse a la Embajada de Chile en Caracas, como prueba de la creciente tensión política en el país, según ha informado el ministro de Exteriores chileno, Heraldo Muñoz.
"Ingresó a residencia en Caracas el abogado Luis Marcano solicitando protección de Chile. Con él ya son seis las personas refugiadas en la Embajada de Chile", ha escrito Muñoz en su cuenta oficial de la red social Twitter sin dar más detalles al respecto.
La Moneda ya avanzó esta semana en un comunicado que actuará "de acuerdo con los principios jurídicos y humanitarios que inspiran su política exterior", sin especular sobre posibles medidas, y reitero su llamamiento a Gobierno y oposición para que haya una "negociación creíble y aceptable" que permita al pueblo venezolano "salir de la crisis".
Los magistrados han buscado el amparo chileno después de que dos compañeros fueran detenidos por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) después de que juraran el cargo. El TSJ advirtió de que quienes tomaran posesión serían acusados de usurpación de funciones.
La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, declaró el cese de los magistrados del TSJ nombrados por el Congreso anterior, de mayoría 'chavista', apenas un mes antes de que cambiara el equilibrio de poder en la sede legislativa, conforme al resultado de las elecciones del 6 de diciembre de 2015.
El TSJ desconoció el dictamen de la Asamblea Nacional y mantuvo en el cargo a sus miembros, a lo que los diputados respondieron designando a una nueva tanda de magistrados, a los que ni el alto tribunal ni el Gobierno reconoce legitimidad alguna.