Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberados en Sudán cuatro altos cargos de la coalición opositora FNC tras dos meses detenidos

Los servicios de Inteligencia de Sudán han liberado este miércoles a cuatro altos cargos de la coalición opositora Fuerzas Nacionales de Consenso (FNC) detenidos durante las protestas de los últimos meses contra el Gobierno.
Los liberados son Siddig Yusef, Tarig Abdel Magid, Munzir Abu al Maali y Mohamed Diaa al Din, quienes han permanecido detenidos durante dos meses, según ha informado el diario local 'Sudan Tribune'.
El martes, activistas opositores publicaron una lista que incluía los nombres de 34 presos políticos junto a las fechas de su detención.
Las liberaciones han tenido lugar días después de que los servicios de Inteligencia detuvieran al presidente en funciones del opositor Partido Sudanés del Congreso, Abdel Munim Omer, cuando iba a coger un avión en el aeropuerto de la capital, Jartum.
Omer fue nombrado presidente en funciones del partido opositor en noviembre de 2016, después del arresto de 20 altos cargos de la formación, entre ellos el líder del partido, Omer al Digair.
El 26 de diciembre, las autoridades liberaron a 16 de los arrestados, si bien los altos cargos de la formación siguen en prisión.
Entre los liberados figuraron el antiguo líder del partido Ibrahim al Sheij, el secretario general, Masur Ahmed; el secretario político, Abu Bakr Yusef; y el presidente del Consejo Central, Abdelqayum Awad el Sid.
Sin embargo, tanto Al Digair como el vicepresidente del Partido Sudanés del Congreso, Jaled Omer Yusef, continúan detenidos.
Todos ellos fueron detenidos en noviembre en el marco de las protestas contra el aumento de los precios de la electricidad, el combustible y los medicamentos.
El Gobierno anunció el 3 de noviembre el fin de los subsidios a la electricidad y el combustible para intentar evitar el aumento de la inflación y la caída de la libra sudanesa en el mercado negro.
Asimismo, el Banco Central de Sudán anunció que no modificaría la tasa de cambio del dólar estadounidense para la importación de medicinas, provocando que los precios se dispararan entre un 100 y un 300 por ciento.
Las decisiones se vieron seguidas por múltiples manifestaciones en distintos puntos del país, incluida la capital, Jartum, tras lo que el 27 de noviembre arrancó una campaña de desobediencia civil.
El presidente del país, Omar Hasán al Bashir, reconoció hace unas semanas que el aumento de los precios derivado de las medidas de austeridad han supuesto "una bofetada" para los ciudadanos, si bien destacó que la campaña "había fracasado".
El mandatario recalcó además que la campaña de desobediencia civil no derrocará a su Gobierno, subrayando que el Ejecutivo "no caerá por WhatsApp".