Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberado a la espera de juicio un periodista turco detenido por su presunta relación con el golpe fallido

El periodista turco Dinçer Gokçe, detenido esta semana en el marco de las investigaciones sobre el golpe de Estado fallido de julio, fue puesto en libertad a la espera de juicio el sábado, según ha informado este domingo el diario 'Hurriyet', para el que trabaja.
Gokçe fue uno de los doce detenidos el martes durante las investigaciones contra partidarios del clérigo Fethulá Gulen, al que acusa de ser el 'celebro' de la intentona y que vive exiliado en Estados Unidos. Gulen ha negado su implicación y ha condenado el golpe de una parte del Ejército.
En la ola de represión contra los seguidores de Gulen desde el golpe de Estado, las autoridades han detenido a más de 40.000 personas y arrestado formalmente a alrededor de la mitad de ellas. Además, unas 80.000 personas de la judicatura, la Policía y funcionarios han sido apartados de sus cargos.
Turquía también ha cerrado más de 130 medios y detenido a más de 60 periodistas desde que se declaró el estado de emergencia tras la asonada, según la Federación Europea de Periodistas.
El Gobierno turco ha reclamado a Estados Unidos la extradición de Gulen, un antiguo aliado del presidente, Recep Tayyip Erdogan, quien ha acusado insistentemente en los últimos años al clérigo de urdir un plan para echarle del poder valiéndose de sus simpatizantes en todos los estamentos del Estado.
La campaña contra Gulen y sus seguidores del movimiento Hizmet se inició después de la apertura de una investigación por corrupción contra varios ministros del Gobierno de Erdogan en diciembre de 2013.
En respuesta, Erdogan acusó a Gulen de promover su derrocamiento a través de una 'estructura paralela' integrada por miembros del aparato judicial y las fuerzas de seguridad que eran afines a Hizmet.
Pese a que el clérigo ha condenado desde Estados Unidos la asonada militar y ha pedido una investigación sobre los hechos, las autoridades turcas insisten en que fue él el principal responsable de lo ocurrido.