Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberado bajo fianza un hombre acusado de planear el asesinato de Zuma y otros altos cargos de Sudáfrica

Un tribunal de Sudáfrica ha concedido este lunes la liberación bajo fianza a un hombre acusado de planear el asesinato del presidente del país, Jacob Zuma, y otros altos cargos de su Gobierno.
La unidad Hawks de la Policía sudafricana anunció el arresto de Elvis Ramosebudi el 26 de abril, asegurando que había solicitado dinero a empresarios para financiar su plan.
El juez Vincent Ratshibvumbo ha afirmado que Ramosebudi no supone una amenaza para la sociedad, imponiéndole una fianza de 3.000 rands sudafricanos (unos 200 euros), según ha informado el diario local 'News 24'.
Las autoridades acusaron al detenido de enviar cartas para solicitar dinero para asesinar a varios altos cargos acusados de corrupción, entre ellos el presidente, tres ministros, y cuatro miembros de la adinerada y controvertida familia Gupta.
La detención de Ramosebudi tuvo lugar en medio del aumento de los llamamientos para que Zuma presente su dimisión, debido a estos escándalos de corrupción y al cese del ministro de Finanzas, Pravin Ghordan, que causó el hundimiento de la moneda nacional.
Zuma tuvo que abandonar el 1 de mayo un acto con motivo del Día Internacional de los Trabajadores tras ser abucheado por muchos de los presentes, que reclamaron su dimisión.
Seguidores y opositores de Zuma terminaron por protagonizar enfrentamientos de escasa consideración durante el acto, celebrado en la localidad de Bloemfontein, provocando la cancelación del mismo y la retirada del presidente, quien fue escoltado.
Las protestas estuvieron encabezadas por miembros del Congreso de Sindicatos Sudafricanos (COSATU) --que forma parte de la alianza gubernamental--, organismo que reclamó recientemente la dimisión del presidente.
Al llamamiento del COSATU se unió posteriormente el Partido Comunista Sudafricano (SACP), que integra junto al propio sindicato y el Congreso Nacional Africano (ANC) la conocida como Alianza Tripartita.
A estos llamamientos se han sumado en las últimas semanas los veteranos del ANC --que incluye a activistas que lucharon contra el Apartheid, ministros y comisarios--, quienes han pedido al partido que "haga lo correcto y pida el cese del presidente".
En estos momentos, el Tribunal Constitucional está debatiendo si la moción de censura contra Zuma reclamada por la oposición podrá ser votada en secreto, algo a lo que se ha opuesto la presidenta del Parlamento, Baleka Mbete.
El Parlamento rechazó la petición de la MDU, argumentando que la votación secreta no está contemplada ni por la Constitución ni por la reglamentación interna del organismo.
El Parlamento, con mayoría del ACN, rechazó en abril de 2016 una moción de censura contra el presidente después de que el Tribunal Constitucional informara de que el presidente había incumplido la ley al ignorar una orden de devolver fondos estatales que había gastado en su vivienda particular.
Zuma se ha enfrentado a numerosos escándalos a lo largo de su legislatura de siete años de duración y recientemente ha sobrevivido a una moción de censura en el Parlamento después de que el Tribunal Constitucional le acusara de haber violado la Constitución.