Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberado Leonid Melamed, el expresidente de la tecnológica Rusnano detenido por malversación

Leonid Melamed, expresidente de la empresa tecnológica rusa Rusnano que permanecía en arresto domiciliario bajo la acusación de haber malversado 220 millones de rublos (unos 3,5 millones de euros), ha sido puesto en libertad, según han informado sus abogados a la agencia de noticias Tass.
El ex director financiero de la empresa Sviatoslav Ponurov también ha quedado en libertad. "Confirmamos que a última hora del 10 de mayo Melamed fue liberado del arresto domiciliario y que Ponurov fue puesto en libertad", ha asegurado los abogados Ruslan Kozhura y Alexander Asnis, que defienden los intereses de la empresa Rusnano.
"Sabemos que la Fiscalía General no ha emitido ninguna acusación ni ha remitido el caso al tribunal y que el límite para mantener detenidos a los acusados ha expirado", han señalado los letrados.
En julio de 2015, el Comité de Investigación ruso abrió una investigación penal por supuesta malversación de unos 220 millones de rublos en Rusnano por parte de Melamed, de su 'número dos', Andrei Malishev, y su director financiero, Sviatoslav Ponurov.
El 3 de julio de 2016, Melamed fue puesto en arresto domiciliario por decisión de un tribunal de Basmanny, en Moscú. Ponurov fue posteriormente arrestado y Malyshev, que lleva sometido a tratamiento médico en el extranjero desde hace tiempo, fue arrestado 'in absentia' y se le incluyó en una lista de búsqueda y captura.
Los investigadores sostienen que Melamed, copropietario del grupo de inversión Alemar, cerró un contrato entre esta empresa y la compañía estatal Rusnano para proporcionarle servicios de consultoría en 2008 y 2009. Según las indagaciones, Malishev y Ponurov se unieron posteriormente a al empresa y trasladaron más de 220 millones de rublos de manera ilegal.