Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kurtulmus reitera que aprobar la reforma constitucional supone "apoyar la lucha contra el terrorismo"

El viceprimer ministro de Turquía Numan Kurtulmus ha reiterado este domingo que la aprobación en referéndum de la reforma constitucional supondría "apoyar la lucha contra el terrorismo".
"Los 'síes' en las urnas significan también apoyo a la lucha contra el terrorismo", ha sostenido, afirmando que "los que quieren votos por el 'no' deberían no hacer comentarios malintencionados".
"Si gana el 'sí', significa un 'sí' a mantener la lucha contra el terrorismo de forma más efectiva", ha dicho, en una entrevista concedida a la cadena de televisión CNN Turk.
En este sentido, ha argumentado que "unificar el poder ejecutivo en un par de manos podría llevar a decisiones más rápidas y efectivas en la lucha antiterrorista, la economía y otras áreas".
Kurtulmus ya dijo el martes que los atentados en el país llegarán a su fin en caso de que se apruebe en referéndum la reforma propuesta por el Gobierno.
En respuesta, Kemal Kiliçdaroglu, líder del principal partido opositor, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), cargó contra Kurtulmus, afirmando que de ser cierto el lazo entre el referéndum y el terrorismo "la fuente de terrorismo es el Gobierno".
"Es una confesión: 'Apoyamos el terrorismo'. Significa: 'Alimentamos el terrorismo, pasamos por alto las organizaciones terroristas y la gente es masacrada, pero si nos elegís y traéis un régimen presidencial, un régimen unipersonal, el terrorismo terminará", explicó.
LA REFORMA CONSTITUCIONAL
El Parlamento ha votado un total de 18 enmiendas propuestas por el gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (AKP), que ha contado con el apoyo del opositor Partido de Acción Nacionalista (MHP).
La reforma de la Constitución ideada por el AKP convertirá la Presidencia en un auténtico poder ejecutivo, algo que preocupa a la oposición por la deriva autoritaria del presidente, Recep Tayyip Erdogan.
El proyecto elimina el puesto de primer ministro, rebaja de 25 a 18 la edad mínima para presentarse al Parlamento, e incrementa el número de parlamentarios de 550 a 600, entre otros puntos.
El acuerdo entre el AKP y el MHP se basa en tres puntos. El primero, y más importante, es que Erdogan no podrá hacer uso de sus nuevos poderes ejecutivos hasta 2019.
Además, sus decretos deberán ser transformados en leyes por el Parlamento. Por último, el partido gobernante ha accedido a reducir el quórum para procesar al presidente ante el Consejo Supremo.