Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Kirchner ve "impagable" la deuda en países como España y Grecia y defiende la reestructuración

La expresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha avisado este miércoles de que "Grecia, Portugal Italia, España, menos aún Francia" están sometidos a "las mismas tensiones" que Argentina por su elevado endeudamiento antes de proceder a la reestructuración de su deuda y ha defendido la reestructuración de la deuda llevada a cabo por el Gobierno de su marido, Néstor Kirchner, tras alertar de que "el nivel de endeudamiento de muchos países es realmente insostenible y, lo que es peor, es impagable".
"Hoy numerosos países de esta comunidad europea, Grecia, en primer lugar con su 184% del PIB, Portugal, Italia, España, menos aún Francia, pero una parte importante de Europa hoy está sometida a las mismas tensiones que estuvo la Argentina" antes de reestructurar su deuda soberana, ha avisado la expresidenta argentina durante una conferencia en la Eurocámara organizada por los eurodiputados de Podemos, Xavier Benito, y de Izquierda Unida, Marina Albiol.
"El nivel de endeudamiento de muchos países es realmente insostenible y, lo que es peor, es impagable", ha alertado Fernández de Kirchner durante su intervención.
La expresidenta argentina ha defendido la reestructuración de la deuda soberana argentina que promovió el Gobierno de Néstor Kirchner, evocando sus palabras en la ONU de "los muertos no pagan las deudas" para reclamar un modelo de reestructuración que permitiera al país crecer de nuevo para hacer frente a sus "compromisos" con los acreedores internacionales.
La exmandataria argentina ha defendido "generar quitas y reestructuraciones de deuda que permitan a un pueblo, a una economía crecer", siguiendo el modelo y "la experiencia argentina" no "no pagar la deuda con deuda, sino con crecimiento".
"Dijimos, primero tenemos que pagar la deuda social de los argentinos en educación, en salud, en vivienda* y pudimos hacerlo", ha defendido Fernández de Kirchner. "Destinamos el porcentaje del PIB que se le daba al pago de la deuda a salud y educación y redujimos al 2%, que es lo que se destinaba a salud y educación, al pago de la deuda. Invertimos", ha explicado.
La exmandatario ha recordado que cuando Néstor Kirchner asumió el poder Argentina debía "más del 150% del PIB, tenía el 25% de desocupados, el 60% de pobres y el 50% y pico de indigencia" y cuando abandonaron el Gobierno la deuda argentina en moneda extranjera, es decir, en manos de inversores privados "no superaba el 10%" y la tasa de desempleo se redujo al 5,9%.
Fernández de Kirchner ha defendido que el proceso de restructuración de la deuda debería estar regulada a través de "un tratado internacional" y ha recordado que su Ejecutivo logró que la ONU aprobara una resolución con nueve principios básicos para regular la deuda soberana.
La expresidenta argentina ha criticado al presidente argentino, Mauricio Macri, por volver a instaurar el neoliberalismo en Argentina pero sobre todo por "la más formidable estafa electoral de la que se tenga memoria" al prometer en campaña cosas que luego incumplió, apoyado por una gran "cobertura mediática", cargando así contra los medios de comunicación controlados por determinados grupos.
"Se prometió que no iba a haber devaluación, que no iba a haber tarifazos*", ha recordado Fernández de Kirchner, quien ha reclamado la necesidad garantizar, en Argentina pero también en Europa, "que lo que un dirigente promete en campaña le pueda ser exigido luego por los ciudadanos y ciudadanas, que son estafados una y otra vez, por derechas o por izquierdas de las cosas que se prometen en campaña".
Fernández de Kirchner ha insistido en que lograr mecanismos para que "los ciudadanos puedan reclamar, exigir el cumplimiento de los programas electorales" resulta "clave, para la construcción democrática" pero también "para detener el avance de la derecha", insistiendo en la necesidad de "preservar la democracia, los contratos sociales entre los ciudadanos cuando votan y los dirigentes cuando llegan al Gobierno".
La expresidenta argentina ha sido recibida, con un ramo de flores, entre aplausos sonoros de más de un centenar de simpatizantes -la mayoría argentinos afincados en varios países europeos como Bélgica, Francia, Alemania y Suiza entre otros-- con pancartas que leían mensajes como 'Cristina= crecimiento'. También han acudido diversos eurodiputados, la mayoría de izquierdas y verdes, y los embajadores de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.
CORRUPCIÓN
El acto ha sufrido un pequeño altercado cuando dos jóvenes, identificados como miembros del grupo euroescéptico de la Europea por la Libertad y la Democracia Directa por los organizadores, han mostrado una pancarta que leía 'Korruptos welcome' antes del arranque de la intervención y que han sido expulsados de facto de la sala.
"Me pueden ver del derecho y del revés", ha dicho la exmandataria. "No tenemos cuentas en paraísos fiscales", ha asegurado durante su intervención, criticando en cambio que "la empresa del actual presidente fue una de las que tantas estatizó la deuda privada", que luego terminaron "pagando todos los argentinos" y ha recordado que tanto Macri, como su padres y hermanos se han visto implicados por el escándalo de los 'Papeles de Panamá' pese a hacer de la lucha contra la corrupción "el caballito de batalla del Gobierno". "El único lugar del mundo donde no se movió nadie de su lugar (por los Papeles de Panamá) fue la República Argentina", ha ironizado.
"No me van a callar, así me armen 80 causas (judiciales)", ha remachado la exmandataria, que ha denunciado que la justicia en Argentina ya no actúa "como administrador de justicia" sino que persigue "a todo el que sea opositor".
La expresidenta también ha lamentado el retroceso en derechos humanos en Argentina y ha recordado que "miles y miles de argentinos" saldrán hoy a la calle para "repudiar" el método de cálculo de las penas carcelarias conocido como el 'dos por uno', avalado por el Tribunal Supremo argentino y que "permitirá recuperar la libertad a más de 700 genocidas, condenados por delitos de lesa humanidad" como la desaparición forzosa, las torturas y asesinatos, incluidos crímenes cometidos durante la dictadura.