Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los separatistas niegan haber atacado un convoy de refugiados en Lugansk

Ataque ucraniano a DonetskEFE

Un dirigente de los separatistas prorrusos ha negado que estén detrás del ataque con un misil contra un convoy que transportaba a refugiados en la ciudad de Lugansk, en el este de Ucrania.

Previamente, un portavoz militar ucraniano había acusado a los separatistas de disparar misiles Grad contra el convoy, provocando un número indeterminado de víctimas.
El viceprimer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Andrei Purgin, ha asegurado que las fuerzas separatistas no tienen la capacidad militar para llevar a cabo un ataque de este tipo.
"Los propios ucranianos han bombardeado la carretera constantemente con aviones y Grad. Parece que han matado a más civiles, como han estado haciendo desde hace meses. Nosotros no tenemos la capacidad de lanzar Grad a ese territorio", ha subrayado.
El director del gabinete de prensa del mando de operaciones de Pivnich del Ejército ucraniano, Anatolii Proshin, ha asegurad o que "hay muchas víctimas. La gente ha quedado calcinada en los coches en los que estaban siendo evacuados. La gente sencillamente no ha podido salir de los vehículos en los que estaban siendo evacuados", ha añadido Proshin.
Durante la noche las fuerzas gubernamentales han atacado las posiciones de los separatistas prorrusos. Así, han rodeado la localidad de Gorlivka y han tomado otras pequeñas poblaciones del este del país, según informaciones del Ejército citadas por Reuters.
Las localidades de Malaya Ivanivka y Andrianivka han quedado libres. La localidad de Alchevsk está ya completamente aislada. Gorlivka está totalmente bloqueada", según el Ejército. Gorlivka cuenta con unos 230.000 habitantes y está bajo control de los separatistas desde el inicio de la sublevación. Se encuentra en la carretera estratégica que une Donetsk con Lugansk, las dos principales regiones separatistas.