Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kerry atribuye la votación de la ONU al deseo de "preservar la solución de dos Estados"

El jefe de la diplomacia estadounidense atribuye la expansión de los asentamientos a motivos "ideológicos", no de seguridad
El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha subrayado este miércoles que la condena del Consejo de Seguridad de la ONU a los asentamientos israelíes en territorios ocupados se enmarca dentro del deseo de la actual Administración norteamericana de "preservar la solución de dos Estados", que ve "en riesgo" con el escenario actual.
Kerry ha comparecido en el Departamento de Estado para defender la postura del Gobierno de Barack Obama en relación al conflicto entre israelíes y palestinos, cinco días después de una inédita resolución que fue tachada de "traición" por el Ejecutivo de Benjamin Netanyahu.
Según el jefe de la diplomacia norteamericana, Estados Unidos se abstuvo "de acuerdo con sus valores", siguiendo las mismas directrices que han guiado a administraciones anteriores. En este sentido, ha insistido en que la creación de dos Estados --"juntos" y "en paz"-- es la única vía hacia la paz.
La votación en la ONU, ha añadido, se realizó precisamente para "preservar" esta posibilidad, ahora "en riesgo". Kerry, que ha recordado su implicación personal con Israel tanto en el Senado como en el Gobierno, ha advertido de que sólo con la creación de un Estado palestino Israel podrá "vivir en paz y seguridad con sus vecinos".
Estados Unidos ve los asentamientos "un obstáculo para la paz", al tiempo que los considera "ilegales". Kerry ha puesto en duda la argumentación de Israel y ha asegurado que su expansión "no tiene nada que ver con la seguridad", sino que se trata de "imperativos ideológicos" que violan las "aspiraciones legítimas de los palestinos".
Algunos de estos enclaves, ha advertido, se expanden en zonas "estratégicas" que pueden imposibilitar la creación del Estado palestino. Sin este Estado, según Kerry, no habrá una "paz verdadera" entre Israel y el mundo árabe.
"AMIGOS"
La resolución supone un nuevo motivo de disputa entre los gobiernos de Obama y Netanyahu, distanciados en estos últimos años tras las crecientes críticas vertidas desde Washington a las políticas israelíes, especialmente por la actividad en Jerusalén Este y Cisjordania.
"Los amigos tienen que decirse la verdad", ha justificado Kerry, que ha repasado los compromisos políticos y de seguridad brindados por el actual Gobierno. "Ninguna administración estadounidense ha hecho más por la seguridad de Israel que Barack Obama", ha dicho durante su discurso, marcado por un tono firme.
El secretario de Estado de Estados Unidos ha recalcado que Obama "ha asumido riesgos" precisamente para tratar de lograr la paz en Oriente Próximo.
Asimismo, ha recordado que la Administración norteamericana también ha condenado el "terrorismo" palestino o su "glorificación" por parte de algunos líderes locales, en la medida en que entiende que "no existe justificación alguna" que legitime ciertas prácticas violentas.
Kerry ha subrayado que la solución al conflicto aún es posible si las partes "están dispuestas a actuar", en un llamamiento a la "responsabilidad" extensible también a la Autoridad Palestina de Mahmud Abbas y que, sin embargo, quedará a partir del 20 de enero en manos del futuro presidente norteamericano, Donald Trump.
El magnate neoyorquino ha pedido a Netanyahu este miércoles que se mantenga "fuerte" frente a las "faltas de respeto" de Obama, mientras que el primer ministro israelí se ha apresurado a agradecer su "amistad" y su "claro" apoyo.