Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente keniata pide a los estudiantes que combatan el terrorismo estudiando

El presidente de Kenia, Uhuru KenyattaReuters

El presidente de la República de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha pedido a los estudiantes de la universidad de Garissa que terminen sus estudios "por difícil que resulte" para "combatir al terrorismo". El dirigente ha prometido que llevará a los responsables del atentado que costó la vida a 150 personas ante la justicia mediante "todos los medios" posibles. Ha dado sus condolencias a los estudiantes y lamenta que el ataque se produjera durante sus años de formación.

El presidente de la República de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha animado a los estudiantes de la universidad de Garissa afectados por el atentado de Al Shabaab que se cobró la vida de casi 150 personas, que acaben sus estudios "por difícil que resulte" como una forma de "combatir al terrorismo". "No importa lo difícil que sea, debéis permanecer decididos a terminar vuestros estudios y graduaros. Porque al hacerlo, os demostraréis a vosotros mismos y al mundo que el terror nunca puede prevalecer al trabajo duro y la resistencia", ha instado.
El mandatario ha trasladado sus condolencias a los estudiantes de la universidad de Garissa en un discurso publicado a través de Twitter, en el que ha subrayado que el Gobierno lamenta que este suceso haya tenido lugar durante sus años de formación.
Kenyatta se ha comprometido a atrapar a los responsables del atentado y llevarlos ante la justicia mediante "todos los medios" posibles. En este sentido, ha recordado que continúa la búsqueda del autor intelectual del atentado.
El pasado jueves, cuatro miembros de la milicia yihadista Al Shabaab, la filial somalí de Al Qaeda, irrumpieron en la Universidad de Garissa, situada en el este del país, y mataron a 148 personas e hirieron a otras 79. Todas las víctimas fueron cristianos, dado que Al Shabaab liberó previamente a los estudiantes musulmanes.