Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kenia anuncia que sus soldados volverán a integrarse en la UNMISS, tras su retirada en 2016

La Presidencia de Kenia ha anunciado que los soldados del país volverán a integrarse en la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), que abandonaron el año pasado tras una disputa entre el Gobierno y la ONU.
Según el comunicado publicado por la Presidencia, el mandatario del país, Uhuru Kenyatta, y el secretario general de la ONU, António Guterres, han acordado reiniciar las relaciones bilaterales tras dicha disputa.
Así, ha asegurado que Guterres expresó su "confianza total en el Ejército de Kenia", agregando que el secretario general de la ONU ha ofrecido al país el mando de las operaciones.
Kenia retiró a sus tropas de la UNMISS en noviembre de 2016, en respuesta al cese del jefe de la misma, el keniano Johnson Kimani Ondieki, después de que una investigación interna revelara que "la UNMISS no respondió efectivamente a la violencia (registrada en julio en la capital, Yuba) debido a la falta de liderazgo, preparación e integración entre varios elementos de la misión".
Los enfrentamientos entre los partidarios del presidente sursudanés, Salva Kiir, y del antiguo líder rebelde, Riek Machar, dejaron cerca de 300 muertos y miles de desplazados internos en apenas unos días.
Tras ello, organizaciones de defensa de los Derechos Humanos denunciaron la pasividad de la UNMISS frente a este estallido de violencia, incluso ante actos que ocurrieron en el complejo residencial Terrain, a tan solo 1,5 kilómetros de las instalaciones de la organización internacional, en Yuba, y en campos para la población civil dependientes de la ONU.
En respuesta Kenyatta anunció la retirada de las tropas, argumentando que el cese de Ondieki pretendía convertir a las tropas del país en un "chivo expiatorio". "La paz no llegará a Sudán del Sur por culpar al comandante keniano de los amplios fracasos de la UNMISS", dijo.