Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La KCK niega que el PKK haya acordado que su brazo armado abandone la ciudad de Sinyar

La Confederación Democrática de Kurdistán (KCK) ha negado este lunes que el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) haya cerrado un acuerdo para que su brazo armado abandone la localidad iraquí de Sinyar.
"El PKK ayuda a los yazidíes a crear una fuerza de autodefensa e instituciones administrativas", ha indicado en un comunicado, afirmando que el grupo abandonará la ciudad "cuando los yazidíes cuenten con su propia fuerza de protección y administración independiente".
Así, ha argumentado que "cuantos más yazidíes creen su fuerza, menos fuerzas de la guerrilla quedarán allí", según ha informado la cadena de televisión kurda Rudaw.
Una fuente cercana al PKK aseguró el viernes que el grupo y el Gobierno de la región semiautónoma iraquí del Kurdistán habían alcanzado un acuerdo para que el brazo armado de la guerrilla --las Fuerzas de Defensa Popular (HPG)-- abandonara la ciudad.
Así, detalló que sólo las Unidades de Resistencia de Sinyar (YBS) y las Unidades Femeninas Yazidíes (YJE) permanecerán en la localidad para proteger a la población yazidí.
Por su parte, el portavoz del gobierno del Kurdistán iraquí, Safin Dizayi, confirmó que el PKK había dado una respuesta positiva a su retirada de Sinyar, agregando que "sólo queda por debatir el mecanismo de retirada".
La presencia de las HPG en Sinyar ha sido foco de tensión pública en las últimas semanas, especialmente desde que el primer ministro del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, reclamara su retirada de la ciudad, amenazando con hacer uso de la fuerza.
En respuesta, el brazo armado del PKK rechazó las amenazas, reiterando que permanecería en la ciudad para proteger a la minoría yazidí de posibles ataques del grupo yihadista Estado Islámico.
Por su parte, el Gobierno de Irak expresó a finales de diciembre su rechazo a la presencia del PKK en la ciudad, recalcando que "no permitirá que ninguna parte interfiera en los asuntos internos de Irak".
Estado Islámico se hizo con el control de la ciudad, en la que residía una importante comunidad yazidí, en agosto de 2014, siendo liberada en noviembre de 2015 por una coalición de fuerzas kurdas, entre ellas los peshmerga --las fuerzas de seguridad del Kurdistán iraquí-- y el PKK.