Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Suecia y Reino Unido rechazan el dictamen de la ONU sobre Julian Assange

La Fiscalía sueca archiva parcialmente la investigación sobre AssangeREUTERS

Tras el dictamen de la ONU sobre el fundador de Wikileaks que habla de detención ilegal y de "derecho de compensación", el Gobierno sueco ha expresado su disconformidad con el Grupo de Expertos y ha asegurado que no existe ningún riesgo de extradición a otro país en caso de ser arrestado en Suecia entre otras cosas porque no ha recibido, hasta la fecha, ninguna solicitud de extradición en su contra. Por su parte, el Gobierno británico ha expresado su completo rechazo a la postura de la ONU e insiste en que su país tiene la obligación de arrestarle y extraditarle a Suecia.

El Gobierno sueco ha expresado su disconformidad con el Grupo de Expertos de la ONU que ha dictaminado que el fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha estado "arbitrariamente detenido" y ha asegurado que no existe ningún riesgo de extradición a otro país en caso de ser arrestado en Suecia. 
El Grupo de Expertos de la ONU sobre Detención Arbitraria ha dictaminado que Assange "fue arbitrariamente detenido por los gobiernos de Suecia y Reino Unido" y por tanto su detención debería terminar y se le debería conceder "el derecho de compensación". 
Los expertos se han pronunciado a petición del propio fundador de Wikileaks, que había asegurado que si no le daban la razón se entregaría a las autoridades británicas, que amenazan con extraditarle a Suecia. Assange argumenta que existe el riesgo de que una vez en el país nórdico, donde se le investiga por una denuncia por violación, puede ser extraditado a Estados Unidos. 
En respuesta a la decisión de los expertos, el Ejecutivo sueco ha sostenido en un comunicado que "las autoridades suecas no tienen ningún control sobre su decisión de permanecer" en la Embajada ecuatoriana en Londres, donde lleva refugiado desde junio de 2012. "Assange es libre de abandonar la Embajada en cualquier momento", ha añadido.
Asimismo, ha insistido en que no existe un riesgo de ser deportado a un tercer país, puesto que el Gobierno sueco no ha recibido hasta la fecha ninguna solicitud de extradición en su contra.
El Gobierno sueco también ha querido dejar claro que cualquier decisión relativa a la investigación preliminar contra Assange, por ejemplo su detención en ausencia, la adoptan las autoridades judiciales independientes y el Ejecutivo no interfiere en ninguna causa en manos de la Autoridad Fiscal.

Reino Unido insiste en su obligación de detener a Assange y extraditarle
Por su parte, el Gobierno británico ha expresado su completo rechazo a la postura del Grupo de Expertos de la ONU y cree que esto no cambia nada. "Rechazamos completamente cualquier afirmación de que Julian Assange es víctima de una detención arbitaria", ha señalado un portavoz del Gobierno británico. "Reino Unido ya ha dejado claro a la ONU que contestaremos formalmente la opinión del Grupo de Expertos", ha precisado.  
Asimismo, como ya había hecho ayer tras conocerse que la decisión del Grupo de Expertos daría la razón al australiano, Londres ha incidido en que ha sido Assange quien "voluntariamente ha evitado su arresto legal optando por permanecer en la Embajada ecuatoriana", donde se refugió en junio de 2012.  
El portavoz del Gobierno de David Cameron ha recordado que "hay una denuncia de violación todavía pendiente y una orden de arresto europea en vigor, así que Reino Unido sigue teniendo la obligación legal de extraditarle a Suecia".   
El Grupo de Expertos de la ONU sobre Detención Arbitraria ha dictaminado que Assange "fue arbitrariamente detenido por los gobiernos de Suecia y Reino Unido" y por tanto su detención debería terminar y se le debería conceder "el derecho de compensación".    
Los expertos se han pronunciado a petición del propio fundador de Wikileaks, que había asegurado que si no le daban la razón se entregaría a las autoridades británicas, que amenazan con extraditarle a Suecia. Assange argumenta que existe el riesgo de que una vez en el país nórdico, donde se le investiga por una denuncia por violación, puede ser extraditado a Estados Unidos.