Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco muertos entre israelíes y palestinos en la jornada de la ira en Jerusalén

La jornada de la ira en Jerusalén ha comenzado con varios incidentes violentos. Tres israelíes han muerto y decenas han resultado heridos en diferentes ataques perpetrados por palestinos armados con cuchillos. Dos de los agresores palestinos han muerto tiroteados por la Policía de Israel, según ha informado la prensa del país.

Tras los ataques, las autoridades israelíes han ordenado el cierre de todas las carreteras de Jerusalén, pero han sido reabiertas posteriormente.
El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) ha asegurado que los ataques son "un mensaje" para todos aquellos que quieren "dañar" los "lugares santos". "Llamamos a continuar la intifada, que es la respuesta natural al silencio del mundo", ha subrayado.
Los ataques han tenido lugar en los barrios de Talpiot y Geula, en Jerusalén Este. En el ataque de Talpiot, han resultado heridas 16 personas. En el otro ataque, registrado en la calle Malkhei Yisrael, en Geula, un hombre ha estrellado su coche contra una parada de autobús y luego ha empezado a apuñalar a las personas que se encontraban en el lugar, hiriendo a cinco personas.
Antes de los dos ataques de Jerusalén, un israelí ha resultado herido leve tras ser apuñalado por un joven palestino en la localidad de Raanana, cerca de Tel Aviv, en el centro de Israel. El atacante ha sido reducido a golpes por varias personas y ha quedado herido grave.
Estos tres ataques del martes llegan después de que seis israelíes resultaran heridos el lunes en varios ataques con cuchillos perpetrados por palestinos y en los que tres de ellos murieron tiroteados.
Un palestino murió a primera hora del día por disparos de policías israelíes después de que intentara atacarles con un cuchillo en la Ciudad Vieja de Jerusalén.
Horas después, tres israelíes resultaron heridos en un ataque con cuchillos cerca del asentamiento de Pisgat Zeev, ubicado en Jerusalén Este, un suceso que se ha saldado con la muerte de uno de los atacantes, un palestino que podría ser menor de edad.
El último de estos ataques se produjo a última hora de la tarde del lunes en un puente que da acceso a la ciudad y que concluyó con la muerte del agresor. Por otra parte, una veintena de palestinos ha logrado traspasar la frontera de la Franja de Gaza en su zona sur.
Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han respondido a este nuevo asalto con gases lacrimógenos y disparos al aire.
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha convocado este martes una reunión de urgencia de su gabinete de seguridad tras los cuatro ataques registrados en Jerusalén y en la localidad de Raanana, en el centro de Israel.
Netanyahu, además ha condenado la escalada de violencia de los últimos días y ha advertido de que Israel saldrá "victorioso" frente al "terrorismo de cuchillos", sobre el que ha exigido una postura más contundente al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.
El propio Abbas subrayó la semana pasada que Palestina "no está atacando a nadie ni quiere que nadie le ataque", reclamando al Gobierno israelí que "permanezca alejado de los sitios sagrados musulmanes".
"Nuestras manos siguen extendidas en un gesto de paz a la vista de nuestro sufrimiento. Seguimos siendo un pueblo pacífico", subrayó el mandatario palestino desde la localidad cisjordana de Ramala.