Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Toshiba se inclina durante doce segundos antes de dimitir

Pedir perdón es una costumbre arraigada a la cultura de Japón. Políticos y presidentes de empresas japonesas envueltos en diversos escándalos han tenido que inclinarse ante las cámaras. El último en realizar este gesto ha sido Hisao Ranaka, el ya ex presidente de Toshiba, tras verse en un escándalo de corrupción. El también consejero del conglomerado ha estado doce segundos en esta posición junto a dos hombres de confianza.