Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jack Warner promete desvelar todo lo que sabe sobre la corrupción en la FIFA

Jack WarnerReuters

El ex vicepresidente de la FIFA Jack Warner, una figura central en el escándalo que envuelve actualmente al fútbol mundial, se ha comprometido a decirle a los investigadores todo lo que sabe acerca de la corrupción en el organismo.

En un discurso titulado 'Sin tapujos', emitido en Trinidad y Tobago, Warner dijo que temía por su vida, pero sostuvo que revelará todo lo que sabe. Además, dijo que había dado instrucciones a sus abogados para que contactaran con cuerpos de seguridad tanto en su país como en el extranjero.
"No puede haber una inversión de la línea de acción en la que ahora me embarqué", dijo Warner, un prominente político local y hombre de negocios, antes de explicar que tiene documentos ligados a transacciones financieras con la FIFA, algunas de las cuales están siendo investigadas por las autoridades estadounidenses.
También aseguró que tiene documentos que vinculan a la FIFA con las elecciones del Gobierno de Trinidad y Tobago en el 2010. "He guardado silencio, temiendo que este día podría llegar. Ya no lo voy a hacer más. Ya no voy a guardar secretos para quienes buscan activamente destruir al país", agregó.
Warner es uno de más de una decena de funcionarios acusados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos de administrar una empresa criminal que involucró más de 150 millones de dólares en sobornos. Los fiscales dicen que Warner solicitó sobornos que ascendieron a varios millones de dólares y lo acusaron de delitos como extorsión y soborno.
Su discurso vino horas después de que el estadounidense Chuck Blazer, otro exmiembro del comité ejecutivo de la FIFA, admitiera haber aceptado sobornos relacionados con una serie de torneos, incluyendo los Mundiales de 1998 y 2010.