Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia acude de nuevo a las urnas

Segunda vuelta Elecciones Municipales ItaliaEFE

Los italianos están llamados a las urnas este domingo para decidir las alcaldías de las principales ciudades del país. Se trata de una segunda vuelta que pone el punto de mira sobre la gestión del primer ministro, Matteo Renzi. La alcaldía de Roma podría conseguirla el movimiento político ciudadano Movimiento 5 Estrellas (M5S).

Hoy toda la atención está depositada sobre Roma por ser la capital; Milán, el centro financiero; y  el bastión del Partido Democrático, Turín. Ocho millones y medio de italianos están convocados a las urnas. 
En la primera vuelta, el Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi no obtuvo grandes resultados. Y ahora, las cuatro ciudades más grandes de Italia están entre las 126 localidades que celebrarán una segunda vuelta después de que en la primera votación ningún candidato rebasara el 50 por ciento de votos.
En Roma, la candidata de M5S, Virginia Raggi, que ya obtuvo un 35,2 por ciento de lso votos en la primera ronda, puede suceder al PD en la alcaldía. Su campaña dura contra la corrupción y los privilegios de la clase política le puede llevar a convertirse en la primera mujer que gobierna la capital italiana.
Renzi ha asegurado que estas elecciones no frustrarán su coalición de gobierno, que tiene componentes políticos de la izquierda y la derecha, pero de obtener malos resultados la presión en el partido ya dividido aumentaría. El próximo mes de ocutubre se celebrará un referéndum político en el que el primer ministro se juega su futuro político.
En Milán, Renzi apoya al candidato Giuseppe Sala, quien acabó tan sólo un punto por encima del rival de centro derecha, Stefano Parisi.
En Turin, el actual alcalde del PD, Piero Fassino, fue el candidato más votado pero encara un desafío inesperado por parte de M5S. En Bolonia, otro bastión de la izquierda, se espera que el PD conserve la alcaldía frente a la xenófoba Liga Norte.
Mientras, Nápoles, el sur del país, es considerada una causa perdida para el PD, ya que su candidato no pasó a la segunda vuelta. La tercera ciudad más grande de Italia le dará un segundo mandato al izquierdista Luigi de Magistris, quien declaró la ciudad como "lugar libre de Renzi".