Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Irlanda habría ratificado el pacto europeo de disciplina fiscal

El tratado obliga a Introducir en sus constituciones un límite del déficit al 0,5% del PIB

Irlanda es el único, de los 25 países que suscribieron el texto, que ha consultado con los ciudadanos

El 'Sí' se habría impuesto en el referéndum sobre la ratificación por parte de Irlanda del Tratado para la estabilidad, coordinación y gobernanza de la unión económica y monetaria, suscrito el pasado 2 de marzo por 25 líderes de la UE, todos excepto de Reino Unido y República Checa, según han informado fuentes gubernamentales.
Estas fuentes han indicado que los resultados de los sondeos a pie de urna señalan que "es seguro decir que ha ganado el 'Sí' con alrededor del 60 por ciento de los votos". El recuento oficial comenzará hoy a las 8.00 horas (9.00 horas en España) y los resultados serán publicados durante la jornada del viernes.
El tratado obliga a los países firmantes a introducir en sus constituciones un límite del déficit al 0,5 por ciento del PIB y que además prevé sanciones casi automáticas para los países que superen el umbral del 3% del PIB.
Irlanda se desmarcó del resto de países firmantes del Tratado al convocar el pasado 28 de febrero un referéndum a instancias del fiscal general irlandés, convirtiéndose así en el único de los 25 países que suscribieron el texto que consultará a sus ciudadanos sobre esta cuestión.
El país, que ya rechazó en 2001 el Tratado de Niza y en 2008 el de Lisboa en sendas consultas, no contará en esta ocasión con poder de veto, porque el Tratado entrará en vigor en cuanto cuando lo hayan aprobado 12 de los 17 miembros de la eurozona. Además, el Tratado prevé que aquellos Estados miembros que lo rechacen no tengan acceso a nuevas ayudas del fondo de rescate para países endeudados. Irlanda se beneficia en estos momentos de un plan de ayuda de la UE por valor de 85.000 millones de euros.
Los sondeos previos a la consulta apuntaban a una victoria del 'Sí', promovido desde el Gobierno, desde el que el primer ministro, Enda Kenny, aseguraba que "ahora es el turno de los irlandeses y existen realmente buenas razones para votar Sí".
En este sentido, el primer ministro irlandés destacó el creciente flujo de inversiones extranjeras registrado en el país durante los últimos meses. "Creo que este flujo puede acelerarse incluso si enviamos el mensaje de que Irlanda está en el camino de la recuperación, que somos un país con estabilidad económica y presupuestaria", argumentó.
Por contra, el Sinn Féin se erigió en el principal partido defensor del 'No' al considerar que el Tratado no sólo no contribuye a resolver la crisis de la zona euro, sino que incorporará a la Constitución políticas erróneas que ya han causado mucho daño al país.