Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Pasé de ser un presidente de asuntos internos a ser un presidente en tiempo de guerra"

El expresidente del EEUU, George W. Bush, en una entrevista a National Geographiccuatro.com

Bush concede una entrevista en la que explica cómo vivió el 11-S

A punto de cumplirse 10 años de los atentados del 11-S, el ex presidente de EEUU, George W. Bush, ha concedido una entrevista para hablar del mayor ataque terrorista sufrido en Estados Unidos. Entre otras confesiones, revela que la muerte de Bin Laden sirvió para hacer justicia. Es la primera vez que habla de cómo vivió aquel momento y qué decisiones hubo que tomar.
Se sienta ante las cámaras para hablar del ataque más doloroso sufrido por su país diez años después. El ex presidente de EEUU da a conocer en una entrevista a Nacional Geographic el lado más íntimo de aquel presidente que pasó de ocuparse de asuntos de política interna a ser presidente de un país en guerra, como él mismo explica.
Explica su primera reacción ante decenas de niños sabiendo ya el impacto del primer avión. Un accidente, una fatalidad que inmediatamente cobraba forma de ataque terrorista.
Cara de estupor y primera preocupación sobre su propia seguridad y la de su familia es lo que revelan las imágenes. Una vez en Nueva York su recuerdo desde el aire es el de "una cicatriz gigantesca"... que se acabaría convirtiendo en un infierno, según sus palabras, ya sobre los escombros.
Un escenario que jamás hubiese querido vivir al frente de la Casa Blanca.
Un presidente en guerra que muy pronto identificó a su enemigo número 1: Osama bin Laden. El mismo que moría a manos del un comando estadounidense justo un día antes de grabarse esta entrevista. Sobre ese asesinato también opina Bush y confiesa que no le produjo ninguna alegría, aunque sí cree que sirvió para hacer justicia.