Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ataque del Estado Islámico deja cinco muertos en Arabia Saudí

Imágenes del ataque del Estado Islámico en Arabia SaudíFoto: Twitter (@Conflicts)

Al menos cinco personas han muerto por el ataque de un hombre armado en un centro de reunión chií ubicado en la región Oriental de Arabia Saudí, según la televisión Al Arabiya. El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado la autoría del ataque. 

La cadena Al Ejrabiya ha informado de que la Policía abatió a "una persona que abrió fuego en una 'huseeiniya" de la ciudad de Saihat. El supuesto agresor ha sido identificado como una persona de entre 20 y 30 años. Un vecino de la zona consultado por la agencia Reuters ha explicado que el agresor se acercó al complejo en un taxi pero fue interceptado en un puesto de control. La Policía llegó a la zona y se desató un tiroteo en el que también han resultado heridas varias personas, según esta fuente.
El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado la autoría del ataque. "Con la aprobación de Dios todopoderoso, el soldado del califato Shuja al Dawsari, que Dios le acoja, apuntó su kalashnikov hacia uno de los templos apóstatas politeístas", ha afirmado la milicia suní a través de un comunicado difundido en Internet.
Con la reivindicación de esta ataque, Estado Islámico ha añadido una atrocidad más a las perpetradas en los últimos meses en Arabia Saudí. En agosto, al menos 15 personas murieron por un atentado suicida en el suroeste, mientras que dos ataques contra mezquitas chiíes dejaron en mayo 25 víctimas mortales.
A raíz de esta violencia, agentes de seguridad se han ofrecido voluntarios para vigilar lugares frecuentados por chiíes en la provincia Oriental. Algunos activistas locales han acusado al régimen suní de no hacer lo suficiente para proteger a todas las confesiones, algo que el Gobierno ha negado.