Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un miembro del ISIS detenido revela el programa de armas químicas de su grupo

Un alto mando del grupo terrorista Estado Islámico detenido por las fuerzas especiales estadounidenses, ha revelado información relativa al uso de armas químicas, gracias a la cual la coalición internacional ha podido bombardear objetivos relacionados con este material en territorio iraquí.

Una fuente militar citada por la cadena CNN ha identificado al detenido como un "líder clave" dentro de la estructura de Estado Islámico, si bien no ha trascendido su identidad o jerarquía. Fue detenido hace tres semanas, durante una operación inédita de las fuerzas especiales norteamericanas en el norte de Irak.
El detenido permanece en un centro de Erbil --en el Kurdistán iraquí-- y durante los interrogatorios ha proporcionado información sobre los planes de la organización terrorista sobre el uso de materiales prohibidos, según fuentes de Defensa citadas por 'The New York Times'.
En concreto, ha ofrecido detalles sobre la incorporación de gas mostaza en los proyectiles de artillería utilizados en los ataques. La concentración de químicos no sería suficiente para provocar víctimas mortales, pero sí que podrían causar heridas graves.
Además, el detenido ha facilitado información que ha permitido el bombardeo de objetivos de Estado Islámico en Irak vinculados al programa de armas químicas, informa CNN.
FUERZAS ESPECIALES
Estados Unidos ha implicado a sus fuerzas especiales en la lucha contra Estado Islámico, de tal forma que la operación antiterrorista ya no sólo consiste en ataques aéreos sino también en despliegues concretos sobre el terreno --para detener o matar--. El equipo cuenta con pisos francos y colabora tanto con las fuerzas kurdas como iraquíes para recabar información.
Los protocolos establecen que el Departamento de Defensa debe avisar al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para que visite a los detenidos, algo que ya ha hecho en el caso del sospechoso de Erbil.
Las fuentes citadas por 'The New York Times' han insistido en que Estados Unidos no quiere retener a éste o cualquier otro sospechoso de forma indefinida ni tampoco trasladarlo a cárceles norteamericanas como la prisión de Guantánamo. El plan inicial establece su entrega a las autoridades de Irak tras los primeros interrogatorios.