Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande devuelve a los franceses el derecho a jubilarse a los 60 años

François Hollande junto a su mujer celebrando su victoria en la plaza de la Bastilla en ParisReuters

Francois Hollande ha cumplido una de sus promesas electorales. El presidente francés ha firmado este miércoles el decreto por el que se rebaja la edad legal de jubilación a 60 años.

La nueva reforma de las pensiones anula la anterior realizada por Nicolas Sarkozy en 2010 y que llevaba la edad pensionable a los 62 años, con 41 trabajados.
El coste de esta decisión ascenderá a 1.100 millones anuales hasta 2017, a partir de cuando supondrá unos 3.000 millones, según explicó la ministra de Asuntos Sociales, Marisol Touraine.
El presidente francés ha anulado parte de la reforma del sistema de pensiones acometida por su antecesor en el cargo, Nicolas Sarkozy, a pesar de las advertencias de Bruselas respecto a la dificultad de cumplir así con los objetivos fiscales de Francia.
En este sentido, el primer ministro galo, Jean-Marc Ayrault, apuntaba ya la semana pasada que restaurar la edad de jubilación a los 60 años es una medida dirigida a las personas "que comenzaron muy pronto en sus trabajos y han contribuido muchos años al sistema".
Para contabilizar los 41 años en activo exigidos para la jubilación, el Gobierno permite contabilizar dos trimestres por maternidad y otros dos trimestres en los que se haya estado en paro.