Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Holder "no puede dormir" por un posible atentado de un "lobo solitario" en EEUU

Eric HolderReuters

El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, ha asegurado este domingo que "no pude dormir" pensando en la posibilidad de que haya atentados perpetrados por un "lobo solitario" en suelo estadounidense, parecidos a los perpetrados recientemente en París.

"Creo que la posibilidad de que haya este tipo de atentados en Estados Unidos existe", ha afirmado Holder en declaraciones a la CBS. "Es algo que, francamente, no me deja dormir por la noche por la preocupación de que haya un lobo solitario o un grupo pequeño de personas que decidan tomar las armas y hacer lo que hemos visto esta semana en Francia", ha argumentado.
Holder ha sido el máximo representante institucional de Estados Unidos en la gran manifestación celebrada este domingo en París contra el terrorismo yihadista y a favor de la libertad de expresión y otros valores republicanos.
El fiscal ha señalado que Al Qaeda, en particular su núcleo, ha sido "diezmado", por lo que no pueden perpetrar atentados como el del 11-S, pero filiales como Al Qaeda en la Península Arábiga han tomado el relevo, según Holder, intentando atentados más modestos.
En cualquier caso, Holder ha hecho un llamamiento a la calma y ha asegurado que los estadounidenses deben sentirse seguros debido a las medidas adoptadas por las autoridades para impedir atentados islamistas.
En otra de las entrevistas de esta mañana, Holder ha indicado que unos 150 estadounidenses han ido o intentado ir a Siria o Irak para unirse al Estado Islámico, pero que ahora mismo solo hay doce en estos países. Holder ha destacado que trabajan junto a sus aliados para hacer un seguimiento a las personas que suponen una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.