Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

210 heridos por los enfrentamientos ante la sede de Hermanos Musulmanes

Enfrentamientos ante la sede de la formación Hermanos Musulmanes. foto:EFEEFE

Un total de 210 personas resultaron heridas durante los enfrentamientos registrados este viernes frente a la sede de Hermanos Musulmanes entre partidarios y detractores de la formación islamista, según han informado las autoridades egipcias. Las protestas se produjeron después de que el sábado pasado atacaran a manifestantes y periodistas cuando varios jóvenes intentaban dibujar un grafiti contra la formación islamista

Varias columnas de agentes antidisturbios de la Policía han lanzado gases lacrimógenos a los dos grupos enfrentados, que se han estado lanzando pedradas y cócteles Molotov, según ha relatado un testigo.
Horas antes de los enfrentamientos, los seguidores de los Hermanos Musulmanes han llegado en autobuses a las inmediaciones de la sede del movimiento político y han sido recibidos con pedradas por los detractores de este grupo islamista.
La televisión estatal ha mostrado imágenes de grandes nubes de humo negro procedentes de las calles adyacentes a la sede de Hermanos Musulmanes, que corresponderían a autobuses incendiados. Los autobuses pertenecen a Hermanos Musulmanes, según ha explicado a MENA un responsable del movimiento político, que ha asegurado que han sido incendiados por detractores del grupo islamista.
Hermanos Musulmanes, la formación de la que procede el presidente del país, Mohamed Mursi, aseguró el jueves que protegería su sede durante la manifestación convocada para este viernes por los detractores del movimiento.
Por su parte, el Ministerio del Interior ha reclamado a las fuerzas políticas y "revolucionarias" que actúen de forma pacífica en sus manifestaciones, al tiempo que ha indicado que ha enviado agentes antidisturbios para proteger la sede política.
"El Ministerio del Interior ha enviado fuerzas antidisturbios a la sede principal de Hermanos Musulmanes para proteger las propiedades privadas y públicas", ha explicado, en un comunicado.
Además de los incidentes en El Cairo, en la segunda ciudad más importante del país, Alejandría, los detractores de Hermanos Musulmanes han atacado una de sus oficinas, según ha informado el portavoz del movimiento en esta metrópoli, Anis Al Qadi. También se han registrado disturbios en Sharquia, la provincia natal de Mursi, situada en el delta del Nilo, según ha explicado la televisión estatal.
Convocatoria de la protesta
La jornada de protesta, que ha recibido el nombre de 'Viernes de la Restauración de la Dignidad' fue convocada tras el ataque el pasado sábado a varios manifestantes, periodistas y fotógrafos cuando un grupo de jóvenes intentaba dibujar un grafiti contra la formación en los alrededores del edificio.
La Fiscalía General de Egipto ordenó el lunes el arresto de tres personas que trabajan en la Oficina de Guía de Hermanos Musulmanes por considerarlas sospechosas de las agresiones. Los sospechosos fueron identificados como Soheib Mohamed, Mostafa el Sadawi y Ahmed Abu Raia.
La agresión contra los manifestantes y periodistas desencadenó dos jornadas de protestas ante la sede de Hermanos Musulmanes, que fueron dispersadas violentamente por la Policía.
El mismo sábado circuló en Internet un vídeo en el que la activista Mervat Moses es abofeteada por un miembro de la formación islamista, lo que caldeó los ánimos. En consecuencia, horas después se registraron varios enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad en los alrededores de la sede de Hermanos Musulmanes, tras los que fueron detenidos un total de 15 activistas.
En una continuación de los disturbios, el domingo la Policía egipcia disparó perdigones y gases lacrimógenos para dispersar una protesta a los alrededor de 3.000 opositores a Hermanos Musulmanes que se habían concentrado frente a la sede, ubicada en el barrio cairota de Moqattam.
Demandas a Hermanos Musulmanes
Ante la convocatoria de protestas, el abogado de Hermanos Musulmanes Abdel Moneim Abdel Maqsud presentó demandas contra todos los grupos y activistas que han convocado las protestas. En las mismas acusó a un total de catorce fuerzas políticas, movimientos y figuras públicas de incitar a la violencia.
Pese a ello, manifestó que la formación islamista "respeta la libertad de expresión, siempre y cuando no mine la seguridad nacional ni ponga en peligro las propiedades públicas y privadas".
La semana pasada, Hermanos Musulmanes denunció la existencia de una campaña para dañar la imagen del grupo y ha subrayado que los llamamientos a atacar su sede son "una muestra de odio y anarquía, no de libertad o democracia".
En este sentido, el propio Abdel Maksud manifestó que estos llamamientos son también "una desgracia para la revolución pacífica" y "una barbarie no relacionada con la libertad de opinión y expresión".