Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Herido en estado crítico un hombre tras una operación de las fuerzas de seguridad en Diraz

Al menos una persona ha resultado herida en estado crítico este jueves durante una operación de las fuerzas de seguridad de Bahréin contra seguidores del clérigo opositor Issa Qasim en la localidad de Diraz.
El Centro de Bahréin por los Derechos Humanos ha detallado que el herido, identificado como Mustafá Ahmed Hamdan, ha resultado herido por un disparo en la cabeza.
El organismo ha denunciado el "excesivo uso de la fuerza" por parte de los agentes, reclamando a las autoridades que investiguen la operación, que se ha saldado con varios heridos.
Así, ha afirmado que Hamdan fue trasladado con fractura de cráneo al Hospital Internacional de Bahréin, que se negó a tratarle, por lo que fue intervenido de urgencia en el Centro Médico Salmaniya.
El organismo ha afirmado que la operación en Diraz se ha saldado además con cinco arrestados, que habrían sido imputados por presuntos ataques en la localidad, escenario de una sentada desde el 20 de junio de 2016, cuando las autoridades revocaron la ciudadanía a Qassim.
Qassim, una de las principales figuras religiosas chiíes de Bahréin, ha sido acusado por las autoridades de incitar a la división sectaria, y está siendo juzgado por blanqueo de dinero.
Bahréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas registradas en su territorio desde 2011.
En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.
La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de 80 personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.
Desde el inicio de las manifestaciones, cientos de personas han sido condenadas a penas de cárcel por su presunta pertenencia a organizaciones terroristas, así como por participar en manifestaciones o disturbios.